El miércoles, en la sede nacional de la CONADU Histórica, se llevó a cabo el Plenario de Secretarios y Secretarias Generales de la Federación que nuclea, entre otros gremios, a la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Luján (ADUNLu).

Y allí se definió “impulsar el no inicio de clases ante el grave deterioro que sufren los salarios de la docencia universitaria y preuniversitaria”, declararse “en estado de alerta y asamblea permanente” y convocar “a toda la docencia a la unidad en la lucha por la defensa de los derechos y la universidad pública”.

Además, durante el plenario se denunció que “la pérdida salarial al momento supera el 20 por ciento y se agravará mes a mes dados los altos índices inflacionarios”.

Por tal motivo, se resolvió “reclamar un 20 por ciento más de aumento correspondiente a la paritaria 2018 y un 30 por ciento, más cláusula gatillo, para 2019 de acuerdo a las proyecciones inflacionarias existentes”.

Además, reiteraron el pedido por “el blanqueo de sumas fijas y la derogación del impuesto a las ganancias, salarios para los docentes ad honorem y un inmediato aumento del presupuesto universitario”.

Y en ese contexto, llamaron “a la unidad de toda la docencia para enfrentar el plan de ajuste del gobierno sobre el sector educativo, promoviendo un Paro Nacional de todos los Niveles de la Educación para el 6 de marzo. También adherir y convocar el 8 de marzo al Paro Internacional de Mujeres con la modalidad que cada asociación de base defina”.

Por otra parte, resolvieron adherir a todas las manifestaciones que se realicen en distintos puntos del país contra los tarifazos, despidos y el ajuste del gobierno nacional.

El plenario de la CONADU Histórica volverá a reunirse el 25 de febrero, donde definirá los pasos a seguir en relación al plan de lucha nacional.