Tal como sucedería en los veranos de 2017 y 2018, los vecinos de Hostería Norte, autodenominados “Luján Sinrespuestas Hostería”, enviaron a LUJANHOY a mediados de enero un nuevo comunicado en el que aseguran que durante los fines de semana se realizan fiestas privadas en diferentes quintas. Y en esa línea, apuntaron contra el Municipio por la falta de control.

Y en las últimas semanas volvieron a denunciar que “las ‘quintitas’ en alquiler para fiestas y eventos han estado a full. Por enésima vez nos encontramos perjudicados por el avance de propietarios irresponsables, que en una clara muestra de incivilidad arrendan sus propiedades para distintos tipos de eventos sin ningún tipo de autorización provisoria y mucho menos habilitación municipal. Por supuesto de tarde, noche o madrugada, da lo mismo, sobre todo si se trata de contaminación sonora de todo tipo (música amplificada, shows en vivo, etc.) Incluso, en uno de estos predios se han improvisado mesitas al aire libre a modo de pub”, apuntaron.

En esa linea, remarcaron que la situación se refleja tanto en el lado norte como sur del barrio y que están “convencidos que en un Estado de Derecho el concepto de propiedad privada limita con el derecho de propiedad privada del vecino. Ser propietario no otorga el derecho de alquilar para ‘eventos’ si la propiedad no está habilitada para tal fin (insonorización, seguridad, salidas de emergencia, propiedad comercial, luz comercial, matafuegos, sanitarios, capacidad, shows en vivo, etc,). El peligro convive con todos”.

A su vez, afirmaron que “varias familias fuimos amenazadas” y le recordaron “al Municipio que esta gente no sólo incumple toda norma de seguridad y habilitación, sino que además evade los impuestos que les corresponderían pagar como todos los salones de la zona que han sido habilitados para el fin expuesto y que pagan pilas de impuestos. O sea, esta gente también nos está robando. El Municipio tiene la obligación de controlar “.

“Esto es tan simple como enviar un par de sábados en horas de la tarde y noche a efectivos municipales para que circulen el barrio y labren las contravenciones que sean necesarias (lado sur y lado norte). ¿Que está esperando? ¿Que a alguien se le ocurra hacer un evento medio grande y que por falta de control y legalidad nos pase una tragedia o que vecinos hartos de solicitar intervención se empiecen a ocupar ellos mismos de este quilombo? ¿Qué ha creído usted señor intendente y sus funcionarios, que nos sentamos a escribir nota tras nota con el sólo objetivo de ensuciarlos? Como siempre equivocado. Somos un grupo de vecinos de distintos colores políticos (K, radicales, peronistas, independientes, socialistas) que nos une una sola cosa: el deseo de que el Municipio haga respetar nuestros derechos y que ordene este barrio que se ha convertido en una zona de eventos clandestinos”, subrayaron.

Por último, solicitaron que “demuestren que las tienen bien puestas y que nos son tibios. Ordenen esta ciudad y no dejen a los barrios a la buena de Dios. Le recordamos, como siempre, que en el barrio Hostería viven muchas familias trabajadoras, no es un barrio de ricachones con piletita. También necesitamos un Municipio”.