El fin de semana pasado, más 400 palistas representando a 28 instituciones de la provincia de Buenos Aires se hicieron presentes en el Club Náutico “El Timón”. Y la fiesta fue completa para la institución de Jáuregui, ya que gracias a la gran actuación de sus palistas locales se alzaron con el primer puesto por equipos de la competencia.

El sábado y domingo pasado se llevó a cabo en el Club Náutico “El Timón” de la localidad de Jáuregui la primera fecha del Campeonato Provincial de Canotaje, fiscalizado por la Federación Bonaerense de Canoas y Kayaks (FE.BO.CAK).

Más 400 palistas representando a 28 instituciones de la provincia de Buenos Aires se hicieron presentes para disputar esta exigente competencia, convirtiendo a esta regata en una de las más concurridas y emocionante del circuito. En ese marco, participaron General Belgrano, Ensenada, Tigre, San Pedro, Concordia (Entre Ríos), Tandil, Villa Gesell, Escobar, San Nicolas, Las Flores, Avellaneda, Olavarría, Baradero, La Plata, San Fernando, Azul, Mar del Plata, Pergamino y los deportistas locales.

Una organización que rozó la perfección, instalaciones impecables, buen servicio de comidas, regalos, seguridad en el agua y fuera de ella, control de competencias eficiente, un sol cálido y temperatura ideal y un clima de camaradería y fiesta fueron algunos de los condimentos que llamaron la atención al nutrido público presente y a los que visitaban este club por primera vez para competir.

“Nos llena de orgullo la cantidad de palabras de felicitaciones y de aliento para seguir adelante que nos ofrecieran todos los participantes durante la competencia y luego a través de las redes sociales”, remarcaron desde la Subcomisión de Canotaje de “El Timón”.

Y la frutilla del postre llegó con la gran actuación de los palistas locales, que participaron en gran número y se alzaron con el primer puesto por equipos de la competencia. Segundo finalizó el Club Náutico El Fuerte de Tandil y tercero Canotaje Municipal de Avellaneda.

“Una mención especial para el profesor Gustavo Crinigan, que tomara la difícil posta que nos dejara el inolvidable Diego Díaz, y en base a fuerza, pasión y entrega recuperara el volumen de deportistas de la escuelita y empezara a volcar sus conocimientos para ir progresando como quedó demostrado en esta regata. No menos importante y también loable es la tarea que realiza Mauricio Larroque, que tomara la otra posta de Diego, la de los más avanzados, y a pesar del limitado tiempo con el que cuenta volcó sus conocimientos con el equipo y logró mantenerlos unidos y con las ganas de siempre”, destacaron.

Y por último, agradecieron “a todos los medios que se hicieron presentes, a los muchos comercios e industrias que colaboraron y sobre todos a los padres y amigos que trabajaron durante mucho tiempo para lograr este éxito, que además de afianzarnos como grupo nos permite seguir soñando con la nueva botera y con muchas exitosas regatas”.