Ante Riestra fue Gonzalo Beloso. Y el miércoles pasado, por la 28° fecha de la Primera B Metro ante Acassuso, Américo Monsalvo. En un partido parejo, el árbitro no cobró un claro penal contra Esteban Ciaccheri en el arranque del partido. Pero en el segundo tiempo, con un gol del 9 y otro de Dante Alvarez, el Canario se puso 2 a 0. Sin embargo, sobre el final marcó dos penales inexistentes para Acassuso, que terminó igualando 2 a 2. Encima, expulsó a Diego Sosa y Enzo Acosta. Y tras ese encuentro, la dirigencia presentó un reclamo ante la AFA.

Por eso ahora, por la 29° fecha, el Canario intentaba ratificar su buen juego ante San Miguel en Los Polvorines y, a su vez, esperaba un correcto arbitraje de Jorge Broggi.

El local venía de derrotar por 2 a 1 a Defensores Unidos de Zárate y si bien ocupaba la 16° posición con 31 puntos, con un triunfo se metería en la pelea por un lugar en el Reducido. Enfrente, Flandria quería dejar atrás la bronca y la impotencia por los fallos arbitrales que lo perjudicaron severamente. Para ello, buscaba repetir su buen funcionamiento de juego, sabiendo que depende de sí mismo y que con una victoria se consolidaría entre los cuatro equipos que hoy se están clasificando para pelear por el quinto ascenso a la B Nacional. Y si lograba, cortaría una racha de cuatro partidos sin triunfos, donde cosechó dos empates y dos derrotas.

En cuanto al equipo, el técnico Andrés Montenegro no pudo contar con Alan Giménez, Diego Sosa y Enzo Acosta, estos últimos expulsados ante Acassuso. En sus lugares ingresaron Andrés Camacho y Martín Minadevino.

Así planteada la historia, cuando apenas se jugaba un minuto un tiro libre directo al arco de Santiago Prim se metía junto al palo izquierdo, pero una estirada espectacular de Mauro Ruggiero evitó la caída de su arco.

Sin embargo, fue lo único, porque en los primeros minutos Flandria se adueñó en la pelota en el medio y por la izquierda, con las proyecciones de Martín Minadevino, generaba espacios y llegaba. Aunque no encontraba los caminos para ser profundo, fundamentalmente porque Nicolás Rinaldi era bien anulado por Jonathan Belforte.

Con el correr de los minutos el local equilibró las acciones y por momentos el partido se hizo de ida y vuelta. Pero el Canario se replegaba bien y ni Oscar Velasco ni los exFlandria Abel Sandoval y Alejandro Noriega lograban asociarse para llegar con claridad al arco de Ruggiero.

Y después de la media hora de juego, otra vez el control de la pelota y el dominio territorial pasó a manos de Flandria, porque inquietaba con la subida de Dante Alvarez y la movilidad por las bandas de Minadevino y Nouet. Y como Rinaldi empezó a prevalecer ante la marca de Belforte, el Canario generaba espacios.

Pero al carecer de claridad en los metros finales, apostó por los centros cruzados y estuvo cerca de la apertura del marcador. Primero, ni Rinaldi ni Nouet lograrn desviar la trayectoria de la pelota tras el centro desde la izquierda. Y después, en la más clara, lo tuvo Esteban Ciaccheri: un disparo desde la derecha de Nouet, el 9 se elevó por el segundo palo y metió el frentazo que el arquero Juan Manuel Lungarzo rechazó justo cuando se metía.

En el complemento, Flandria salió con la misma intención de juego: presionar en la salida, utilizar todo el ancho de la cancha y por las bandas sorprender con la velocidad de sus volantes. En ese contexto, Andrés Montenegro movió las piezas y mandó a Minadevino a jugar por la derecha y a Nouet por la izquierda.

Y aunque el partido siguió siendo parejo, cada vez que jugaba de frente al arco y utilizaba todo el ancho de la cancha, Flandria generaba espacios. Y a los 19, tras una infracción sobre el sector izquierdo, Minadevino envió el centro, Rinaldi ganó en la altura pero no logró darle dirección al cabezazo y la pelota fue rechazada al tiro de esquina cuando se relamía por el segundo palo Ciaccheri.

Y tres minutos después, de otra pelota parada, Minadevino le dio directo al arco y el arquero la contuvo cuando se metía en el ángulo superior izquierdo.

Pero con el correr de los minutos, Flandria comenzó a perder precisión en tres cuartos de cancha y el local, con poco, inquietaba de contra cada vez que la recuperaba. Por eso, Montenegro mandó a la cancha a Nahuel Barragán por Esteban Ciaccheri y Emanuel Escuredo por Martín Minadevino.

Y a los 37, tras una gran jugada colectiva que arrancó por la derecha, la continuó Rinaldi por el centro de la cancha y derivó en un gran pase para Escuredo, que llegó hasta el fondo, envió el centro atrás pero el arquero se interpuso justo para atraparla abajo.

El tramo final del partido mostró a los dos equipos llegando sobre el arco rival, aunque ninguno tuvo ideas ni claridad para romper el cero. Así, Flandria sumó su quinto partido sin triunfo. Y aunque continúa en zona de Reducido, desperdició una gran chance para tomar distancia de sus más inmediatos perseguidores, Fénix y la UAI Urquiza, que quedaron a dos puntos.

Síntesis
Flandria: Mauro Ruggiero; Javier Alderete, Andrés Camacho, Juan Cruz Randazzo y Dante Alvarez; Matías Nouet, Alejandro González, Sebastián Mayorga y Martín Minadevino; Nicolás Rinaldi; Esteban Ciaccheri. DT: Andrés Montenegro.
Cambios: ST 32m Nahuel Barragán por Esteban Ciaccheri, 36m Emanuel Escuredo por Martín Minadevino y 42m Javier Martínez por Nicolás Rinaldi.
Arbitro: Jorge Broggi.
Cancha: San Miguel.

Vuelve al Carlos V

Después de dos partidos como visitante, el Canario volverá a jugar en su estadio y ante su gente. El rival será la UAI Urquiza, que lo visitará en principio el próximo domingo a partir de las 16.