El documento firmado por 45 organizaciones a 43 años del Golpe de Estado

En el marco del acto desarrollado en la Plazoleta de los Derechos Humanos, se leyó un extenso documento elaborado por la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos Luján en conjunto con organizaciones políticas, sociales, gremiales, culturales y educativas. El texto completo.

Fotos: LUJANHOY

A 43 años del Golpe de Estado, se realizó el tradicional acto en la Plazoleta de los Derechos Humanos organizado por la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos Luján. Allí, se recordó a los 25 lujanenses desaparecidos durante la última dictadura y se leyó un documento.

En el mismo realizan un detallado repaso de los hechos previos, analizan el período de la dictadura, cuestionan las políticas de los gobiernos nacional, provincial y municipal y reivindican las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner en materia de Derechos Humanos.

El documento

1976 – 2019

A 43 AÑOS DEL GOLPE GENOCIDA

A 43 años del golpe de estado que dio inicio a la última dictadura cívico militar volvemos a levantar las banderas de Memoria, Verdad y Justicia. MEMORIA para no olvidar el sistemático accionar represivo y estar atentos ante cualquier avance en tal sentido. VERDAD para seguir divulgando lo sucedido, para revelar quienes ordenaron, ejecutaron y avalaron las políticas represivas. Y JUSTICIA para que los crímenes cometidos por la dictadura lleven a la cárcel común tanto a los genocidas como a sus cómplices civiles.

Las historias de nuestras compañeras y compañeros desaparecidos deben recuperarse y contarse año tras año. Porque las y los compañeros militaron proyectos de país desde distintas opciones y estrategias, proyectos que tuvieron en común la construcción de una patria libre de toda injerencia extranjera, una patria que avanzara hacia una sociedad igualitaria, en definitiva, una patria en la que el poder estuviera en manos de los sectores populares. Aquel proyecto se militó desde organizaciones como Montoneros y el ERP; y también desde las ligas agrarias, las agrupaciones de juventudes políticas y de estudiantes, los sacerdotes para el tercer mundo y el sindicalismo combativo. Desafiaron las estructuras de poder de las clases dominantes en Argentina a la vez que ganaron el apoyo de amplios sectores de la sociedad.

Una vez más, como lo venían haciendo desde 1930, esas clases dominantes decidieron obturar aquella movilización y organización que a fuerza de pura militancia las y los compañeros construyeron. Y para ello recurrieron nuevamente a las siempre dispuestas Fuerzas Armadas, las cuales llevaron adelante el golpe de estado, que desde el 24 de marzo de 1976 instauró una dictadura genocida como nunca antes la Argentina había vivido. Un plan sistemático de represión fue implementado para perseguir a nuestras y nuestros compañeros, quienes fueron secuestrados, torturados y desaparecidos, todo ello en lugares destinados a tal fin como lo fueron los más de 300 centros clandestinos de detención que funcionaron en todo el país. Miles de presos políticos y exiliados fueron también las víctimas de una política persecutoria, represiva y asesina.

Política que además se propuso atacar toda resistencia que podía ofrecerse ante la puesta en marcha de un plan económico neoliberal que condujo a la desindustrialización, el aumento del desempleo, la pobreza y el endeudamiento externo. Esta política económica, alineada claramente con los intereses de los EEUU en Latinoamérica, condujo a que con la participación activa de aquel país las distintas dictaduras de América del sur coordinaran sus acciones represivas en el marco del llamado Plan Cóndor. El golpe como medio y la represión como método fueron las herramientas de los sectores dominantes de la economía nacional y extranjera para controlar la región a través de la represión. Una represión que tuvo por fin desarticular la acción colectiva, destruir lazos sociales, promoviendo así el individualismo.

En nuestro país la dictadura benefició con sus políticas económicas a la Sociedad Rural Argentina, a las empresas Ledesma, Ford, Fiat, Mercedes Benz, La Veloz del Norte, Acindar, Dálmine-Siderca, Loma Negra y muchas otras. Mientras se concentraba la riqueza, mientras desaparecían a nuestras compañeras y compañeros los grandes medios de comunicación decidieron avalar con su silencio el accionar de la dictadura, convirtiéndose también en sus cómplices civiles. Así se hizo desde desde las oficinas de Clarín, La Nación, La Nueva Provincia o la Editorial Atlántida, entre tantos otros medios nacionales y locales.

Pero en medio del silencio impuesto, aparecieron aquellas voces que hoy seguimos escuchando, que hoy nos siguen marcando el camino. Aquellas voces que no se quedaron solo en la palabra y la denuncia, sino que construyeron, y siguen construyendo, acciones concretas. Son las voces y la LUCHA de nuestras Madres, de nuestras Abuelas, de los Familiares, de los ex presos políticos, de los sobrevivientes. Desde el inicio mismo de la dictadura denunciaron nacional e internacionalmente los crímenes cometidos. Desafiaron a aquel poder genocida visibilizándose en las plazas a través de rondas que comenzaban a poblarse de pañuelos blancos, se unieron y dieron origen a distintos organismos que hoy siguen luchando como el primer día por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Son 43 años de LUCHA. Muchas veces con políticas adversas y otras veces con políticas que acompañaron los históricos y actuales reclamos, políticas como las implementadas durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Ha sido la militancia constante y activa de los organismos de DDHH y de los sobrevivientes la que hizo posible juzgar y que se sigan juzgando y condenando a los genocidas, la que permitió recuperar los centros clandestinos de detención como espacios de Memoria y, sobre todo, la que mantiene siempre en alto las banderas de nuestras compañeras y compañeros.

Desde fines del año 2015 volvemos a vivir en un contexto adverso para los sectores populares. Desde que la alianza Cambiemos asumió el gobierno ha fomentado el negacionismo, posibilitando el resurgimiento de la teoría de los dos demonios, ahora recargada. Se pretende desconocer la represión ejercida sobre nuestras y nuestros compañeros desaparecidos y presos políticos minimizando así la violencia ejercida desde el estado. Teoría recargada que pretende negar el número de víctimas, que relegitima el accionar represivo y deslegitima la lucha histórica y actual de los organismos de DDHH. Pero a pesar de sus intentos expresados en los dichos de los propios funcionarios de Cambiemos, en las editoriales de su prensa amiga, en sus voceros televisivos, aquí estamos para seguir militando lo que no son solo consignas. Decimos y actuamos en este presente para que sea real y efectivo el ¡NUNCA MÁS!; exigimos ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS GENOCIDAS Y SUS CÓMPLICES CIVILES!; militamos activamente la Memoria porque ¡NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS y NO NOS RECONCILIAMOS!

No es casual que el actual gobierno promueva el negacionismo. No es casual porque quienes hoy gobiernan representan los intereses de aquellos mismos grupos económicos que fueron cómplices civiles de la dictadura. Un gobierno que volvió a implementar una economía salvajemente capitalista de corte neoliberal. Hoy, nuevamente asistimos a un proceso de desindustrialización resultado de políticas económicas que, al igual que las aplicadas por José Alfredo Martínez de Hoz durante la dictadura y retomadas por Domingo Felipe Cavallo en los años ’90, vuelven a destruir la estructura productiva al abrir indiscriminadamente las importaciones y convertirnos tan solo en un país que exporta materias primas, alimentos y recursos naturales sin valor agregado, favoreciendo entonces a los grandes productores rurales y a los sectores de exportación mientras que nuestras y nuestros trabajadores se quedan sin empleo, se precarizan sus condiciones laborales así como su vida y las de sus familias y se ven sumergidos en la pobreza. A estas políticas sumemos la megadevaluación de nuestra moneda y el endeudamiento externo que condiciona el uso de los ingresos del estado, que nos ata al poder económico extranjero, que nos vuelve nuevamente un país dependiente.

En este presente, con estas políticas económicas, se persigue a quienes las resisten. Las modalidades son otras. Hoy ya no son los golpes de estado, ya no son dictaduras militares. Hoy, en esta democracia debilitada, formal tan solo en su forma pero restrictiva en el cumplimiento de la totalidad de los DDHH, las estrategias van desde la persecución judicial, la construcción de falsas noticias, el silencio y la mentira de los grandes medios de comunicación. Algo así como un nuevo plan cóndor para la región en la cual el poder militar de entonces es reemplazado por el poder judicial y mediático, encargados de cumplimentar las directivas de las clases dominantes locales que a su vez se respaldan en la nueva injerencia de los EEUU en América Latina.

Hoy la organización popular y la posibilidad de que sus líderes políticos accedan al gobierno se obtura por vías judiciales no solo en nuestro país sino en muchos países de la región. Comenzó con los juicios políticos a Fernando Lugo en 2012 y a Dilma Rousseff en 2016, el encarcelamiento de Fernando Lula Da Silva en 2017, la orden de prisión preventiva en Ecuador vigente desde 2018 para el ex presidente Rafael Correa, y las múltiples causas abiertas en nuestro país a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, así como también a funcionarios de sus gobiernos. Impedir que líderes populares vuelvan al poder, así como interrumpir experiencias como la iniciada por Hugo Chávez en Venezuela, país en él se mantiene una democracia legitima, es resultado de la connivencia de sectores dominantes extranjeros y locales representados por las expresiones político-partidarias de la derecha conservadora. Y el actual gobierno de Cambiemos avala cada una de estas acciones quedando en evidencia en sus comunicados oficiales como cuando respaldó la destitución de Dilma Rousseff o cuando recientemente reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Estas políticas, decisiones y acciones de la alianza Cambiemos se enmarcan en una concepción sesgada y restrictiva de los DDHH. En lugar de implementar en toda su extensión la Declaración que los consagra se remite a retraerla desconociendo así la propia reglamentación internacional. La situación de la referente social Milagro Sala y otros presos de la organización Túpac Amaru, a los que se suman ex funcionarios cumpliendo prisión sin tener condena firme, son ejemplos del incumplimiento de la Declaración Universal de los DDHH. La desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel en el marco de acciones represivas marcan el estado de vulnerabilidad en el cumplimiento efectivo de los derechos humanos en Argentina y ponen en evidencia, otra vez, la persecución y represión a las comunidades aborígenes y a sus líderes.

Desgraciadamente muchos más ejemplos podríamos dar. Queremos resaltar aquí que desde el inicio de su gobierno la decisión política de Cambiemos ha sido reprimir la creciente protesta social que es resultado de la movilización y organización para poner freno a las recesivas y arbitrarias medidas tomadas. Se criminaliza a los luchadores políticos, sociales y sindicales. Se vuelve a poner en el centro de la sospecha a las y los jóvenes quedando evidenciado en los intentos de Cambiemos para bajar la edad de imputabilidad.

Se vuelve a construir entonces un “otro” que se presenta como peligroso, un “enemigo interno”, tal como lo hiciera la Doctrina de Seguridad Nacional con nuestras y nuestros compañeros detenidos desaparecidos. Y para ello el estado, en todas sus instancias, vuelve a vigilarnos y a espiarnos. Esto se evidencia en nuestra ciudad en la cual desde el 2016 asistimos a la presencia de policías que, sin estar identificados ya que visten “de civil”, se infiltran y filman a quienes asistimos a asambleas, reuniones en espacios públicos, movilizaciones y marchas. Se violan así resoluciones nacionales sobre los criterios y los protocolos de actuación que deben cumplir las fuerzas policiales y de seguridad en las manifestaciones públicas. Resoluciones que obligan a que se identifiquen debidamente y que prohíben la filmación sin autorización de un superior. Todo esto en clara sintonía con el llamado Protocolo Bullrich, que reglamenta el uso del gatillo fácil al habilitar a las fuerzas de seguridad a disparar según su consideración.

Y en este punto tampoco nos parece casual que esto suceda en nuestra ciudad. No olvidemos que al interior de Cambiemos en su versión local, se encuentra la Unión Vecinal, partido de origen del actual intendente Oscar Luciani y de pertenencia de muchos de sus funcionarios. Partido que gobernó en nuestra ciudad durante la última dictadura cívico militar a través de dos intendentes comisionados: Silverio Pedro Sallaberry y Gerardo Amado. Recordemos que al momento de ganar las elecciones que lo condujeron a su primer mandato, el actual intendente se abrazó con Sallaberry y dijo que Gerardo Amado era “su maestro político”, reconociendo así a quienes fueron cómplices de la desaparición de las compañeras y compañeros detenidos desaparecidos en nuestra ciudad.

Todo lo expresado hasta aquí deja claro que estamos atravesando una coyuntura en la cual, en el nombre del estado de derecho, los defensores de la república no hacen más que retroceder en la real práctica de ese estado que dicen defender. La negación de nuestra historia reciente, las políticas económicas neoliberales, el uso arbitrario de la justicia para perseguir a líderes populares, la criminalización de la protesta social son retrocesos que no podemos permitir que continúen. Por eso debemos mantenernos movilizados tal como venimos haciendo, tal como vienen haciendo nuestras hermanas y hermanos latinoamericanos ante el avance de la derecha en nuestra región.

El retroceso existe, pero también existe la continuidad de la lucha popular: partidos, movimientos sociales, sindicatos, y millones de personas en nuestro país y en la región no estamos dispuestos a ceder las conquistas obtenidas. Luchar nos permitirá construir una democracia realmente participativa y con Memoria. Tenemos el ejemplo de nuestras Madres, de nuestras Abuelas, de todos los organismos que a lo largo de 43 años no dejaron de reclamar, no dejaron de luchar, no dejaron olvidar.

Porque NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS y NO NOS RECONCILIAMOS, exigimos:
Aparición con vida de Jorge Julio López
Juicio, castigo y cárcel común a todos los genocidas y sus cómplices civiles
Apertura de todos los archivos de la dictadura
No a la criminalización de la protesta social
No a los despidos en el sector público y privado
No al saqueo y al ajuste
Basta de persecución política
Inmediata libertad a todas y todos los presos políticos ¡Ya!

¡FUE UN GENOCIDIO! ¡SON 30.000! ¡ESTÁN PRESENTES! ¡AHORA Y SIEMPRE!

COMISIÓN DE FAMILIARES Y AMIGOS DE DETENIDOS DESAPARECIDOS – LUJÁN
ADUNLu
AGRUPACIÓN 2 DE ABRIL
AGRUPACIÓN NÉSTOR KIRCHNER
AGRUPACIÓN MILITANCIA ORGANIZADA
ATE VERDE Y BLANCA
BACHILLERATO POPULAR CARLOS FUENTEALBA
BLOQUE RED POR ARGENTINA – CONCEJAL SILVIO MARTINI
BLOQUE UNIDAD CIUDADANA FRENTE PARA LA VICTORIA – PARTIDO JUSTICIALISTA
BLOQUE UNIDAD POR LUJÁN – CONCEJAL NICOLÁS CAPELLI
CALLES CALIENTES
CTA AUTONOMA – SECCIONAL LUJÁN
CENTRO CULTURAL Y POPULAR COMPAÑERO CARLITOS FERNÁNDEZ
CENTRO CULTURAL Y SOCIAL JOSÉ ARTIGAS
CENTRO DE ESTUDIANTES OSVALDO PUGLIESE DE LA ESCUELA DE ARTE
COLEGIO DE TRABAJADORES SOCIALES – MERCEDES
COMITÉ POR LA LIBERACIÓN DE MILAGRO SALA Y TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS-SEDE LUJÁN
COMPROMISO PERONISTA
CORRIENTE DE UNIDAD POPULAR
CRECE DESDE EL PIE
CTA ANIBAL VERÓN
CTA DE LOS TRABAJADORES – LUJÁN
CTEP EVITA
EL GALPÓN
EL TAPIAL
ENCUENTRO SOCIAL PERONISTA – GRACIELA ROSSO
ESPACIO NACIONAL Y POPULAR – LUJÁN
GESTAR – LUJÁN
JUVENTUD REBELDE EN PATRIA GRANDE
KOLINA LUJÁN
LA MELLA – UNLu
LAS MUCHACHAS – COLECTIVA PERONISTA
LISTA VIOLETA 12 DE MAYO – CONDUCCIÓN DE ADUNLu
MALA JUNTA
MOVIMIENTO EVITA
MOVIMIENTO MISIONEROS DE FRANCISCO
MOVIMIENTO DE TRABAJADORES EXCLUIDOS – CTEP
MOVIMIENTO PATRIÓTICO REVOLUCIONARIO QUEBRACHO
NUEVO ENCUENTRO
PARTIDO JUSTICIALISTA DE LUJÁN
PARTIDO SOLIDARIO
PERONISMO MILITANTE
SUTEBA – CTA
UNIDAD POR LUJÁN
VAMOS – FRENTE PATRIA GRANDE