A la seguidilla de aumentos aplicados durante el verano en la electricidad, trenes, colectivos y telefonía celular, se suman los de abril. El cuarto mes del año arranca con subas en el combustilbe, el gas natural y los alimentos.

Respecto de los precios de la nafta y el gasoil, Shell aumentó sus combustibles el sábado 9,5 por ciento en promedio. Mientras que YPF, que domina el mercado de las naftas, si bien no comunicó oficialmente el aumento se espera que a partir del este lunes el incremento sea de alrededor el 8,5 por ciento. Y también se incrementaría un 5 por ciento el GNC.

Desde las petroleras, según informaron medios nacionales, explicaron que las razones del incremento responden en primer lugar al impacto de la devaluación -el dólar subió más del 10 por ciento en marzo-, también a la suba del precio del crudo del tipo Brent, que el viernes cerró a 68,39 dólares el barril y, finalmente, a la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos.

En tanto, el porcentaje de incremento del gas natural, que se aplicará a partir de este lunes, será del 10% para los usuarios residenciales. Y para alcanzar el amento previsto del 29 por ciento, en mayo subirá otro 9 por ciento y en junio un 7,5 por ciento.

En las audiencias públicas, las empresas distribuidoras solicitaron aumentos de entre el 32 y el 35 por ciento en las tarifas, mientras que desde el gobierno estimaban aumentos con un tope de 30 por ciento. Sin embargo, en febrero el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, aseguró en conferencia de prensa que “ese 35 por ciento de suba para el gas no se va a dar, y probablemente sea menor de 30 por ciento”.

Por último, a raíz de las oscilaciones del dólar, los precios de los alimentos también subirán. En este sentido, los lácteos, por ejemplo, aumentarán en promedio un 10 por ciento a partir de este lunes.