Vive todo aquello que aún estando detenido, late acurrucado en el mejor lugarcito de los sentimientos, para ser realidad, cuando se pueda…

Precisamente, cuando se pueda. Con la consigna de saber que siempre habrá un momento para poder… Y entonces, esa educación que vive y revive, se hace lápiz otra vez. Cuaderno, libro, clase, preguntas, aprendizajes. Se hace compañerismo. Se hace interacción alumno docente. Se hace real. Se hace un tiempo aun con el paso del tiempo, para ser otra vez, ocupación diaria, elegida y esperada. Y ante todo, aprovechada.

La Modalidad de Enseñanza de Adultos dio inicio el lunes 8 de abril, al ciclo lectivo 2019, con un acto inaugural en la sede de la Escuela primaria Nº7 –Bº El Quinto- una de las tantas sedes que en la extensión de Luján, son posibilidades para que quienes no hayan concluido en los tiempos de la infancia, al correspondiente estudio primario.

Con un alumnado entusiasta, mate preparado y ganas de entrar a las aulas, comenzó el acto con el debido ingreso de las banderas, portadas por los alumnos Esther Campos, Mirta Jaunarena y Verónica Quiroga para la Bandera Nacional, en tanto que la Bonaerense fue portada por Rosa Itsner, Liliana Escalante y Julio Olivera. Luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, en la voz de la secretaria Liliana Marchetti llegaron las palabras con el mejor y necesario estímulo para darle concreción a esta siempre beneficiosa decisión de estudiar: “Iniciamos este acto con la bienvenida a cargo de este equipo de conducción, así que en nombre de todo este gran plantel que nos acompaña, nos alegramos por verlos a todos ustedes otra vez en la escuela, algunos que ya venían y otros que han comenzado a transitar por la escuela de adultos, que saben que es una escuela que los incluye y los abraza desde el primer día, así que sean bienvenidos y continúen estudiando porque es la puerta a mundos distintos y maravillosos”, señalaba la secretaria, agregando: “Les agradecemos que estén acá, que tengan tantas ganas de trabajar y que gracias a la presencia de los alumnos, podemos educar”, decía para luego realizar la presentación de los docentes a cargo.

A volar

Con el orgullo de la decisión tomada: un regreso a la posibilidad de crecer en la vida desde el estudio, el alumnado tanto de la sede donde se realizó el acto de inicio, como de las tantas otras que se distribuyen en todo Luján, aportan su mirada adulta pero con la inquietud y el asombro de toda persona que descubre o redescubre, el mundo de la educación.

Y para todos ellos, llegaron las palabras de Lidia, docente del Centro 702 con sede en la Escuela Nº2, quien mencionaba: “Bienvenidos a este año 2019. La educación es la llave maestra que abre todas las puertas y la idea que en una escuela no somos todos iguales sino diferentes, hace que valoremos a nuestros alumnos que hoy aquí nos demuestran que apuestan a educarse, felicitaciones, sabemos del sacrificio que implica volver a la escuela, de los obstáculos que hay que superar, de los momentos que le quitamos a otros aspectos de la vida. A los docentes también un profundo agradecimiento por ejercer el arte de enseñar, no hay lugar más adecuado que una escuela para consolidar el alma de los hombres. Feliz año escolar a todos y a triunfar”.

Y con el merecido aplauso, llegó el colorido cartel realizado por las manos de los alumnos que desplegaron ante los presentes con un bien preciso mensaje: “Que el miedo a volar no te impida alcanzar tus sueños”, una frase a la que llegaron luego de haber trabajado un breve cuento ‘El águila y la gallina’, que fue leído por una alumna y explicado por la docente Patricia.

Habrá miedo… lógicamente. El apuro de los almanaques a veces lo traen al diario andar. Sin embargo, hay cielo en las manos y en la voz de las docentes y hay alas en sus alumnos…entonces, a volar. A crecer. A disfrutar a cualquier edad, de uno de los más fructíferos ingredientes de la vida: la educación.

Nota: Lili Ricciardulli