A pesar de la larga lista de reclamos, presentaciones en la Justicia, discusiones en el Concejo Deliberante y una ordenanza que prohíbe en nuestro distrito la instalación de industrias de tercera categoría, la central termoeléctrica ubicada en el cruce de las ruta 6 y 34 continúa en pleno funcionamiento.

Y en ese contexto, los vecinos de los barrios aledaños a la planta de Araucaria Energy volvieron a profundizar en las últimas semanas sus denuncias. Al respecto, remarcaron que “la empresa ha sido puesta en funcionamiento de manera clandestina y sin ninguna habilitación provincial ni municipal”.

Mientras que el jueves pasado, los vecinos que conforman el grupo “Luján sin termoeléctrica” presentaron una nota dirigida al intendente Oscar Luciani, y por su intermedio al secretario de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Marcelo Gutiérrez, para solicitar “la efectiva clausura, erradicación y demolición inmediata de la obra construida ilegalmente por la empresa Araucaria Energy S.A.”

En el escrito, remarcan que “es de público y notorio conocimiento que, con su firma en nota al Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires de fecha 31 de enero de 2018, la Municipalidad de Luján dejó constancia formal que ‘la empresa Araucaria Energy S.A. no ha contado, ni cuenta a la fecha, con la documentación técnica aprobada por la Comuna, que se constituye como requisito previo e ineludible, para la ejecución de la obra’”.

Los concejales de la oposición también piden su demolición

A través de un proyecto de ordenanza que ingresó el lunes al Concejo Deliberante, los ediles César Siror, Federico Guibaud, Nicolás Capelli, Gabriel Jurina, Silvia Scarzo, José Neto, Griselda Krauth, Silvio Martini, Erica Pereyra y Miguel Ángel Prince proponen “la clausura y demolición de la obra construida ilegalmente por la empresa Araucaria Energy”.

Al respecto, señalaron que “tanto la ley de radicación industrial, como la ordenanza de prohibición de industrias contaminantes y el código de edificación de Luján, establecen pautas claras para la realización de obras de este tipo. Ninguna de ellas fue cumplida por la empresa. Lo que buscamos con este proyecto es cumplir con principio democrático básico: igualdad ante la ley”.

“La violación de estas leyes fue reconocida por el intendente Oscar Luciani, en nota al Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, al dejar constancia que la empresa Araucaria Energy no ha contado, ni cuenta, con la documentación técnica aprobada por la Comuna, que se constituye como requisito previo e ineludible para la ejecución de la obra”, agregaron.

Y en este sentido, el conjunto de la oposición promueve “la demolición de una obra iniciada sin permisos y ejecutada en flagrante violación de las reglamentaciones vigentes”.

Asimismo, el proyecto establece “un plazo de 30 días al intendente Oscar Luciani para ejecutar la medida, así como iniciar acciones judiciales resarcitorias ante los daños y perjuicios que el accionar de la empresa pudo o pudiera ocasionar en el Partido de Luján”.