El Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero Zona Oeste difundió la situación que está atravesando una joven de Luján, la cual según afirman corre riesgo de vida porque “los médicos del Hospital Vicente López y Planes de General Rodríguez la someten a la objeción de conciencia”.

En este sentido, señalaron que “M.N. es una joven madre de Luján que se encuentra atravesando la semana 16 de gestación con una lesión de médula ósea espinal y que no puede avanzar en un diagnóstico definitivo porque los especialistas del área de neurocirugía se declaran objetores de conciencia”.

Y agregaron que “debería ser sometida a estudios de alta complejidad que permitan completar el diagnóstico para ver el grado de lesión y para conocer la viabilidad del embarazo. Estos estudios son considerados por los especialistas de alto riesgo para el feto por lo que se declaran objetores y no permiten siquiera que se realicen de forma particular, tal como lo propuso la familia, incluso sabiendo que esto supondría un gran endeudamiento para ellos, una familia trabajadora”.

En esa línea, apuntaron que “la violencia institucional a la que es sometida a diario es atroz. Por un lado, los estudios ecográficos muestran siempre la semana 14 de gestación (lleva casi 20 días internada). Ha elevado cartas a la Dirección para responsabilizarse ante cualquier situación de los estudios y la respuesta sólo ha sido que tales papeles no revisten legalidad. Los corticoides, analgésicos como paracetamol y en breve otros a base de morfina y calmantes como Clonazepam, que a diario se le suministra, no son suficientes para soportar el dolor y hace 10 días que ya no mueve sus piernas”.

“Las ideas oscurantistas expresadas por estos médicos objetores dan cuenta de la injerencia de la iglesia en una institución pública. El Hospital de Rodríguez está en realidad ‘atendido’ por Las Hermanas de Nuestra Señora del Rosario de Buenos Aires. Estamos en presencia de un Estado dentro del Estado. Denunciamos que esta injerencia pone en riesgo la vida misma de mujeres que incluso ya son madres, como es el caso de M.N. No están salvando ninguna vida sino arruinando varias”, aseguraron en el comunicado.

Por último, denunciaron “a la dirección del Hospital Vicente López y Planes de Rodriguez, en particular a su director Carlos Marino y sus vínculos con la Iglesia, al intendente municipal Darío Kubar y al Estado provincial en la persona de María Eugenia Vidal, sus secretarías y todos los operadores del ajuste de Macri y el FMI en salud pública y responsables de la tortura que atenta contra los derechos de M.N.”