Adriana Oviedo dialogando con los vecinos durante una de sus recorridas por los barrios.

De cara a las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, en Luján comienzan a vislumbrarse los posibles precandidatos a intendente. En una entrevista con LUJANHOY, Adriana Oviedo, máxima referente del Frente de Unidad Peronista K, habló de su vida y sus proyectos, analizó la actualidad y remarcó la necesidad de la unidad del peronismo. Aunque confirmó su intención de participar de la interna de Unidad Ciudadana.

¿Cuándo comienza su militancia en la política?
– Mi militancia empieza desde la época en la que Cristina era Presidente. Desde ese momento comenzamos a trabajar y a construir. Y de más joven estuve trabajando en un programa que se llamaba ‘Por nuestra gente todo’ en la ciudad de Formosa, donde hacíamos toda la parte de políticas públicas para el área de salud. Y en Luján ya estuve trabajando en política en la parte de la comisión de salud del centro de estudio 20/20.

¿En qué momento surge el deseo firme de ser precandidata a intendenta?
– Siempre cuento que como odontóloga yo atiendo en mi centro odontológico entre 20 y 30 personas por día. Y escucho a esas personas con todas las necesidades que tienen como vecinos. Yo también soy vecina de Luján y comparto las mismas necesidades. Y ese compromiso social con ellos me llevó a decir que directamente tengo que dar el salto a la Intendencia, porque yo creo que en esta vocación lo que hay que hacer es trabajar en el poder para poder sacar a Luján adelante.

En el peronismo, a nivel nacional, provincial y local se viene haciendo hincapié en la necesidad de unidad entre los espacios. ¿Cuál es su postura?
– Desde el día que me presenté y dije que era precandidata a intendenta por el Frente de Unidad Peronista K, siempre formando ese frente ya hablábamos de la unidad, donde queríamos incluir a los peronistas y kirchneristas y terminar con esa grieta. Nosotros desde el espacio tenemos militantes que han trabajado en distintos espacios y se han sentido más cómodos en este. Y desde este lugar planteamos trabajar todos juntos, porque cuando lleguemos al Municipio a trabajar, si Dios quiere, vamos a tener que hacerlo todos juntos. No podés iniciar un trabajo o querer gobernar en un ámbito de pelea o de odio. Hay que iniciarlo en un ámbito de construcción. Nosotros queremos construir y venimos con lo nuevo en política. Si bien cada uno puede mantener su precandidatura o sus espacios, que desde allí se vaya creciendo y vayamos trabajando todos juntos.

¿Pero ve factible la unidad?
– A nivel local lo que hablamos es de un trabajo de unidad. Muchos se piensan que unidad es una lista única. Nosotros somos lo nuevo en la política. En mi caso, yo no estuve trabajando como concejal ni ocupé ningún cargo, directamente hago un salto a la Intendencia. Pero no sólo un salto al Poder Ejecutivo, sino un salto a la construcción. Y nosotros desde nuestro espacio sí venimos proponiendo trabajar en conjunto y en unidad. Y estamos peleando desde el primer día para que sea así, pero no depende de nosotros, depende de los otros espacios.

Entonces, más allá de la unidad no se baja de la precandidatura.
– Yo soy precandidata a intendenta y quiero ser la intendenta de Luján si la gente nos elige. Nosotros ahora tenemos otra instancia, que es presentar las listas. Y queremos que nuestra lista se respete y que después los cargos sean elegidos por los vecinos de Luján.

En el marco de las recorridas que está realizando por barrios y localidades, ¿cuáles son las problemáticas más frecuentes que plantean los vecinos?
– Las respuestas son que hace seis años que no le limpian las cunetas. La gente mayor de edad te dice que cuando era más joven lo hacía, pero ahora no lo pueden hacer. Y están pidiendo algo tan básico como que vaya alguien a limpiar las zanjas, a realizar zanjeos, a tapar los pozos, a mejorar la accesibilidad. Otra cuestión es la ayuda social que están pidiendo los vecinos, porque hoy hay hambre por la falta de trabajo y de producción de empleo y tenemos que contenerlos. Y otro de los grandes problemas que tenemos es la salud. Recientemente hicimos un operativo oftalmológico porque veíamos que era una de las necesidades que había en la gente y decidimos aportar nuestro granito de arena. Trajimos oftalmólogos con aparatología para hacer diagnósticos y prevención. Esperábamos 20 personas en cada lugar, pero recibimos 200 personas. Y si nosotros logramos atender a 200 personas en un día, cómo no se va a poder hacer lo mismo en el Hospital. Y en esa necesidad vimos niños prematuros con bajo peso, los cuales si no son operados en un mes pueden quedar ciegos. Y nosotros hicimos la gestión para que sean atendidos en otro lugar y esos chiquitos tengan la posiblidad de ver. Entonces, en salud estamos muy complicados.

Como profesional de la salud, ¿cuál es su opinión sobre el funcionamiento del Hospital?
– Como primera medida se debe cambiar la carta de presentación, porque cuando hablamos de salud decimos que la carta de presentación de un Hospital es la guardia. Nosotros necesitamos mejorar el sistema de guardia, también la cantidad de camas de internación. No puede ser que en determinadas urgencias no haya camas. Y esto conlleva a un gran trabajo de ordenamiento, porque cuando hablamos de un Hospital, también hablamos de los centros periféricos de salud, también hablamos de las ambulancias que tenemos cuatro pero solo funcionan dos. Y este es un informe que pasó un directivo del Hospital en un Plenario que se realizó en Olivera, no lo estoy diciendo yo. Entonces, pregunto: ¿dos ambulancias nada más para 120.000 personas? De verdad estamos muy complicados. Y otra de las cuestiones es descentralizar el Hospital, porque hay gente que tiene que viajar desde las localidades y hoy no cuenta con los medios para llegar. Y cuando llegan se encuentran con las dificultades para sacar turno porque se entregan a determinadas horas de la madrugada o se encuentran con un paro y no pueden ser atendidos. No hay que prometer grandes cosas, hay que hacer un ordenamiento de lo que tenemos y generar mayor atención en las localidades y lugares alejados. Y también mejorar la bioseguridad, la higiene, ordenar nuestro sistema de guardia y descentralizar.

¿Qué análisis hace de la gestión del Frente Cambiemos en Luján?
– Para mí es una gestión de completo abandono. Creo que en estos ocho años, desde que empezaron hasta hoy, han ido en descenso con su trabajo. Los funcionarios tienen que tener entre 12 y 14 horas por día de trabajo y tienen que estar al tanto de la situación. Pero no por un diagnóstico que les traigan otros, sino que tienen que caminar las instituciones a las que representan. Y creo que eso no se hace y los vecinos lo ven. Y voy a citar uno de los ejemplos más recientes: en una reunión que tuvimos en Olivera los funcionarios dijeron que no sabían la situación en la que se encontraba el centro de salud. Entonces, si los propios funcionarios no están al tanto de la situación y vienen a pedir informes, qué hicieron en estos ocho años.

¿Cómo recibió el anuncio de la fórmula presidencial Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner?
– A mí me generó una gran emoción aunque esperaba que fuera ella la candidata a Presidente. Pero cuando lo anunció y me puse a pensarlo, sentí una emoción tremenda porque es un gran gesto de humildad siendo ella la que más intención de voto tiene.

Por último, ¿cómo es hoy un día en la vida de Adriana Oviedo?
– Complicado (risas). Soy mamá, soy esposa, soy mujer, soy directora de dos centros odontológicos y a la vez estoy trabajando en el espacio político. Y en ese marco, estoy saliendo a la calle porque para mí es muy importante hacer un diagnóstico del partido escuchando a los vecinos, no acá en el espacio político. Entonces, una día de Adriana Oviedo es bastante agitado, pero lo disfruto completamente porque pasa por un sentido de vocación. Respecto de mi trabajo, mis colegas me están respaldando con lo que tiene que ver con la atención. Y cada vez que camino una calle y veo un pozo, una cuneta tapada o el abandono, más ganas de llegar al Poder Ejecutivo tengo para poder transformar a Luján.