A fines de junio, desde la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Luján (ADUNLu) advirtieron sobre “un proyecto de resolución que será elevado para su tratamiento al Consejo Superior, cuyo objetivo es ‘establecer pautas de ordenamiento presupuestario’. Bajo esa consigna, se busca encubrir lo que en los hechos es el inicio de un brutal ajuste y una flexibilización o reforma laboral sobre la planta docente de la UNLu y, al mismo tiempo, una gravísima violación a nuestro Convenio Colectivo de Trabajo y la Carrera Docente: dos conquistas históricas de la docencia universitaria nacional”.

Por tal motivo, desde la ADUNLu convocaron a toda la docencia, trabajadores y estudiantes de la UNLu a organizar un masivo repudio y rechazo total “a estas medidas de ajuste y flexibilización, en línea con las directrices de Macri y el FMI (recorte del gasto público, ataque a los convenios colectivos, flexibilización laboral y ataque a la educación pública, entre otras medidas)”, apuntaron.

Entre otros puntos, en su artículo 2º el proyecto original establecía que
“postergar las Promociones y la sustanciación de Concursos que no hayan sido convocados con cobertura interina; en caso de producirse bajas por jubilación se podrá disponer sólo de un 60% del crédito liberado para nuevas designaciones; limitar a las designaciones interinas y los aumentos de dedicación; las suplencias sólo podrán tramitarse en aquellos casos que los equipos docentes se encuentren imposibilitados de cubrir los servicios”.

“Este Proyecto representa el inicio de un proceso de ajuste, reducción y flexibilización de la planta docente de nuestra Universidad y, al mismo tiempo, de un ataque sin precedentes hacia los derechos laborales conquistados por nuestro sector. En este proyecto se desconoce por completo la legislación en materia de derecho laboral del sector docente universitario y preuniversitario; se habla por ejemplo hasta de ‘reasignar funciones y tareas’ al personal docente (Artículo 1º), lo que significa una modificación en nuestras condiciones laborales y, en paralelo, el detrimento de la excelencia académica de la Universidad Pública”, apuntaron desde el gremio docente.

Pero a raíz de la movilización de docentes y estudiantes y sus intervenciones durante la sesión, “los consejeros oficialistas tuvieron que retroceder en algunas cuestiones importantes que estaban planteadas en el proyecto original como cancelar las promociones por carrera docente y limitar las suplencias solo a determinados casos”, señalaron desde la ADUNLu.

Y agregaron que “los concursos para nuevos ingresos, interinatos y aumentos de dedicación quedan suspeditados a bajas definitivas de las que se podrá usar hasta el 60% del crédito que queda disponible o vacante. Y se estableció como fecha de evaluación de esta medida el 31 de diciembre de 2019”.

Sin embargo, advirtieron que “tendremos que continuar la lucha para revertir las medidas que implican ajuste, como el límite presupuestario a nuevos ingresos, entre otras.