Quedan las imágenes que las letras dibujaron, quedan con el sentido inmenso de la emoción impresa en tinta añeja que supo traspasar razón de ser a las teclas y hasta se mimetizó en brillos de pantalla. Quedan los dolores en palabras grises, los amaneceres del mundo en la caligrafía de la esperanza, quedan los gritos con mayúsculas, la intensidad en los acentos, el amor y la espera en cada punto suspensivo que se aferra al corazón para que no sea punto aparte o final. Queda la mirada de la vida y la vida en la mirada de las letras. Queda la historia y la cultura y el arte y los datos y las almas en cada a, b, c, d…. Y todo queda porque la tarea es que la lectura eternice aquellas letras y que se sumen letras nuevas, del hoy, para el siempre.

Y leyendo y escribiendo, desde las escuelas se aporta la certeza de las letras con vida. Y se converge con el sentido de la educación en un evento como este: El Festival de la Poesía, que cada año viene organizando el Colegio Los Tilos desde su área de Literatura, un momento de mucho trabajo previo y un resultado a todo aplausos.

A Borges, con honor

La edición 2019 de este Festival que tiene el aval del Municipio como ‘de interés municipal, se realizó el viernes 19 de julio, participando la comunidad educativa nivel secundario del mencionado colegio, con el empuje y compromiso de sus profesoras de literatura, Andrea Pampín, Vanesa Rey y Jésica Pereyra quienes trabajaron con sus alumnos para lograr un encuentro a todo lujo y más teniendo en cuenta el lujo del homenajeado: Jorge Luis Borges, a casi -24 de agosto- 120 años de su nacimiento.

“Desde la organización de este Festival, hemos querido realizarle un homenaje intentando, del mejor modo posible, acercar sus cuentos y poemas a los alumnos y a toda la comunidad educativa, no fue fácil, ojalá podamos hacer de Borges, un escritor más conocido y valorado”, mencionaban desde la organización antes de dar inicio a la muestra dinámica que comenzó con un video que remarcó datos acerca de la vida y obra del autor, para que los alumnos de 4to. año se lucieran con una representación del cuento ‘La casa de Asterión’.

Luego -y dando ejemplo de la importancia de las letras nuevas-, la alumna Milagros Trinch leyó un texto creado por ella y basado en la temática del laberinto, parte de las simbologías borgianas. Se sumó luego un simulacro de programa televisivo abordando cuentos de Borges, presentados por el alumno Octavio Trinch y sus compañeros de 6to. año. Llegando el momento de escenificar ‘El fin’ por parte del alumnado de 3ro. y 6to. año. No podía faltar la música, por lo que desde alumnos de 5to. -representando un coro griego- entonaron una canción y luego, dramatizaron un poema.

“Para finalizar hemos podido encontrar un poema que muestra a un Borges no tan conocido: el que siente el amor por una mujer, un amor que lo hace sentir ‘amenazado’. Todos sabemos que esta temática no se agotará en el tiempo, el hombre desde sus orígenes ha sentido la necesidad de escribir y cantarle al amor”, mencionaban y un grupo de alumnas de 6to. año interpretaban la canción ‘Días de lluvia’.

El Festival se complementó con una más que interesante muestra estática a través de afiches, reseñas de libros del autor que alumnos de 1ero. y 2do. año, confeccionaron para disfrute de quienes se acercaron a palpar con ojos, oídos y alma, el resultado de la educación, en este caso, a través de un evento que es sello en el Colegio Los Tilos y que cada año y a cada día en cada salón, reafirma que las letras, están vivas.

Nota: Lili Ricciardulli