La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) inició este jueves un paro nacional docente por 24 horas a raíz de la denuncia de agresiones contra docentes en Chubut. En ese marco, se registra un importante acatamiento en la provincia de Buenos Aires, ya que SUTEBA y la FEB, dos de los gremios con mayor representación, y UDOCBA, adhieren a la medida de fuerza.

En ese contexto, “la adhesión al paro en Luján es del 88 por ciento”, señalaron esta mañana desde el SUTEBA Luján.

En relación a la provincia de Buenos Aires, SUTEBA, FEB y UDOCBA, tres de los gremios que conforman el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), habían convocado ayer a sus afiliados a sumarse a la medida de fuerza. Y este jueves informaron que el acatamiento supera el 90 por ciento.

“La adhesión al paro es masiva en todo el país y en la provincia de Buenos Aires se sumaron la FEB, UDOCBA, la CONADU y nos enviaron su solidaridad desde SADOP”, señaló Roberto Baradel, titular del SUTEBA.

En tanto, la titular de la FEB, Mirta Petrocini, apuntó que “no podemos tolerar ningún tipo de agresión cuando los trabajadores están reclamando por sus derechos y por cobrar sus magros salarios”. Además, aseguró que el acatamiento “supera el 90 por ciento” y remarcó que “nuestra organización nacional, Docentes Argentinos Confederados (DAC), convocó al paro de hoy en repudio y solidaridad con los maestros de Chubut, porque su situación es realmente extrema y crítica”.

Por su parte, el secretario general de UDOCBA, Miguel Díaz, sostuvo que “la adhesión es muy alta porque hay mucha bronca y la gente nos pedía que tomáramos esta medida a partir del conflicto en Chubut, por lo que no dudamos un segundo en sumarnos a la medida de fuerza”.

El paro fue convocado después de que los maestros de Chubut denunciaran que sufrieron agresiones mientras cortaban la ruta 3 y 26. Al respecto, el sindicato Atech informó ayer que una patota ligada a petroleros los atacó y los echó de la ruta.

En un comunicado, desde el sindicato local comunicaron su versión de los hechos: “El Estado estuvo al servicio del ataque. La policía se retiró minutos antes de las 3:30 de la madrugada, liberando la zona ante la llegada de una verdadera patota. Unos 200 hombres traídos en vehículos del sindicato de Petroleros Privados se abalanzaron sobre los docentes sin voluntad de diálogo. Avanzaron con insultos, empujones, pisando compañeras que cayeron al suelo, destruyendo e incendiando lo que encontraron a su paso y golpeando a docentes que cuestionaban su accionar”.

Y agregaron: “Los docentes dejamos libre la ruta 26 y nos retiramos hasta el interior de la rotonda, momento en que apagaron el alambrado público y se escucharon disparos. No se conformaron con ambas rutas despejadas, sino que nos persiguieron con amenazas mayores, ya dentro de la rotonda donde se produjeron más corridas. Federico Massoni, ministro de gabinete, habría sido testigo presencial del ataque o dirigido el mismo, ya que su camioneta estaba presente”.