Un hogar con cuatro integrantes, compuesto por dos adultos y dos menores de 6 y 8 años, necesitó en agosto 33.013,22 pesos para cubrir la Canasta Básica Total y no quedar por debajo de la línea de la pobreza, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Esta cifra, según el organismo, registró un aumento de 3,4 por ciento con relación a julio, 29,5 por ciento desde que comenzó el año y 58,2 por ciento en los últimos 12 meses.

En tanto, ese mismo núcleo familiar requirió 13.258,32 pesos para adquirir la cantidad mínima de comida que integra la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y no caer por debajo de la línea de indigencia. Esto significó un incremento del 3,8 por ciento en agosto.

De esta manera, la Canasta Básica Alimentaria acumuló una suba del 30 por ciento durante este año y del 58,8 por ciento respecto al mismo mes de 2018.

El INDEC tiene previsto informar el lunes 30 de septiembre la medición del Índice de Pobreza e Indigencia correspondientes al primer semestre de este año que, según estimaciones públicas y privadas, estará por sobre los relevamientos anteriores.

El director del organismo, Jorge Todesca, sostuvo a finales de marzo cuando informó esos índices que “si la inflación baja, la pobreza va a bajar” y consideró que la suba de precios “se mete por todos los rincones de nuestras vidas y afecta a los más vulnerables”.

“Al haber aumentado la tasa de inflación, los ingresos han quedado atrasados y ese atraso se refleja en el aumento de la tasa de pobreza. La clave para que la pobreza por ingresos tenga un mejor resultado es que baje la inflación. Cuando la inflación baje el indicador va a mejorar”, indicó Todesca en diálogo con radio Continental.