El miércoles pasado, en el marco de la inauguración de las obras en la Escuela de Educación Secundaria Técnica N° 1 (exIndustrial), docentes de nuestra ciudad se manifestaron ante el director general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Sánchez Zinny.

Y con carteles que rezaban “¡Emergencia Alimentaria Ya!” y “En Luján faltan 1.500 cupos del SAE (Servicio Alimentario Escolar), referentes del SUTEBA Luján hicieron visibles los reclamos tanto en la puerta de la Escuela Industrial como en el interior.

Y respecto de estas problemáticas, este martes se lleva a cabo una Jornada Provincial de Lucha convocada por el Frente de Unidad Docente Bonaerense, que conforman AMET, FEB, SADOP, SUTEBA y UDOCBA. En ese contexto, desde el SUTEBA Luján realizan una actividad en el barrio Ameghino, donde juntan firmas para el petitorio que se presentará a la gobernadora María Eugenia Vidal.

La jornada se lleva adelante frente a la Escuela Primaria N° 31. Y en cuanto a los reclamos, exigen “respuestas inmediatas a nuestras demandas”.

Por un lado, piden la “convocatoria a la Comisión Técnica Salarial, la ejecución mensual de la cláusula de actualización automática del salario y la actualización de las asignaciones familiares.

Además, reclaman la declaración de la Emergencia Alimentaria y aumento de los cupos y montos destinados al Servicio Alimentario Escolar (SAE), duplicándose su valor con actualización según el índice inflacionario. Se hace imperioso, en el marco de esta crisis, el incremento de los cupos SAE respondiendo a las solicitudes expresadas por las escuelas”.

Por último, demandan “la resolución urgente de las graves problemáticas edilicias e intervención urgente de la Dirección General de Cultura y Educación ante las acciones autoritarias y de hostilidad hacia los docentes ejercidas desde diferentes niveles de la conducción educativa”.

En el marco la Jornada Provincial de Lucha, reiteraron “las demandas ya realizadas frente al impacto de la crisis económica, que sigue generando el deterioro diario de las condiciones de vida de nuestra comunidad. Esta situación profundiza el crecimiento de los indicadores de pobreza en nuestras familias y, particularmente, en nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes, vulnerando el derecho a la alimentación en una Provincia productora y exportadora de alimentos”.