A fines de septiembre, en el marco de la polémica por la toma de un terreno en el barrio Ameghino y la decisión del Ejecutivo de relocalizar a las familias en lotes fiscales del barrio Los Laureles y la localidad de Olivera, el candidato a intendente y presidente del Concejo Deliberante, Fernando Casset, apuntó que “la ocupación de una propiedad ajena es un ilícito y el Estado no puede admitirla”. Y criticó que “la decisión de otorgar terrenos provoca una sensación de que se prefiere premiar lo ilícito y castigar a quien respeta la legalidad”.

Pero en el contexto de esta problemática, el viernes pasado, tal como informara LUJANHOY, las familias que habían tomado un terreno en el barrio Ameghino se hicieron presentes en el Concejo Deliberante y entregaron una nota a los ediles en la que solicitan la aprobación del expediente enviado por el Ejecutivo para la entrega de terrenos fiscales en Los Laureles y Olivera. “Necesitamos una solución urgente a nuestro problema de vivienda, ya que no podemos hacerlo por nuestra cuenta”, señalaron en ese momento.

Mientras que este lunes, en el marco de una nueva sesión ordinaria del Concejo Deliberante, las mujeres que esperan una resolución para ser relocalizadas se manifestaron en el recinto. Y tras apuntar que “nadie nos está regalando nada, porque lo vamos a pagar”, finalmente el Cuerpo Deliberativo convalidó una comunicación que reclama al Ejecutivo informes de dominios de las parcelas, la prefactibilidad para la subdivisión de los terrenos y la implementación de políticas sociales que den respuesta a la problemática habitacional.

Y ahora, Fernando Casset volvió a manifestarse al respecto, ratificó que está en contra de la toma de tierras y remarcó la necesidad de poner en funcionamiento un Banco de Tierras para aquellos vecinos que más lo necesitan.

“Me pronuncié porque estoy en contra de la toma de tierras en Luján. En primer lugar, plantear claramente que no es una solución y no debe alentar el Estado ni nadie favorecer, ni de ninguna manera, beneficiar la toma de tierras”, sostuvo.

Y agregó que “el derecho que puede tener cualquiera y que tienen legítimamente todos -tenemos- de acceder a una vivienda, no puede entrar en conflicto con el derecho a la propiedad de otras personas, de otros vecinos. Y esta es una línea que me parece que claramente tiene que sostenerse. Necesariamente tiene que funcionar un Banco de Tierras que priorice la atención a aquellos vecinos que más necesidades tienen”.

A su vez, indicó que “nosotros tenemos 4.000 vecinos de Luján inscriptos en un Banco de Tierras o inscriptos esperando una solución habitacional. Pero una solución habitacional tiene que ser integral, no pasa por entregar un pedazo de tierra, libre de mejoras, sin ningún tipo de beneficio, que tenga y que repita ahí las condiciones de vida de donde vienen”.

Y por último, expresó que “quienes somos de Luján, que conocemos la realidad de Luján, que sabemos quiénes son los que realmente necesitan, que sabemos que cuando tenemos un derecho no vulneramos el derecho del otro, sabemos que todo eso se puede resolver con planificación, con política, con acción, con solidaridad y realmente con un espíritu de tratar de atender las necesidades de quienes más padecen. Y eso es lo que vamos a hacer a partir del 10 de diciembre con el equipo”.