Foto: Presidencia de la Nación

El presidente saliente Mauricio Macri y el mandatario electo Alberto Fernández participarán de una misa dos días antes del cambio de gobierno. Será este domingo 8 de diciembre, cuando ambos asistan a la misa por “la unidad y la paz” convocada por la Iglesia en la Basílica Nacional Nuestra Señora de Luján.

La celebración se dará en el marco del Día de la Virgen. Y tal como confirmó el Presbítero Máximo Jurcinovic, director de la Oficina de Prensa y Comunicación de la Conferencia Episcopal Argentina, se “convocó a la Misa por la unidad y por la paz para el próximo domingo 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María e inicio del Año Mariano, invitando a todos los sectores políticos y sociales de la Argentina”.

Y en ese sentido, señalaron que “han confirmado su presencia el Sr. Presidente de la Nación, Ingeniero Mauricio Macri, y el Presidente electo, Dr. Alberto Fernández”.

La misa comenzará a las 11 y estará presidida por monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina. Mientras que la homilía estará a cargo de monseñor Jorge Eduardo Scheinig, arzobispo de Mercedes, Luján.

Desde la Conferencia Episcopal Argentina precisaron que “se encuentran convocados todos los que sientan el profundo deseo de rezar por la Patria, pidiendo juntos la unidad y la paz de todos los argentinos”.

Ya confirmadas las presencias de Macri y Fernández, y también de la gobernadora saliente María Eugenia Vidal, desde el organismo también pretenden que todos los gobernadores -entrantes y salientes-, diputados, sindicalistas y empresarios se sumen a la homilía que comenzará a las 11 en la Básilica Nuestra Señora de Luján.

Por su parte, en diálogo con AICA, monseñor Scheinig comentó que la iniciativa de rezar una misa por la Patria surgió hace tiempo, en conversación con el obispo de San Isidro, monseñor Ojea. “Me pareció oportuno que esa misa se realizara el día de la Virgen, el 8 de diciembre, y hacerlo en el santuario nacional de Nuestra Señora de Lujan. Por eso, en la misa del 9 de noviembre, día de inicio de mi ministerio como arzobispo de la arquidiócesis, invité a esta misa y la convocatoria fue abierta a todos los que tuvieran ganas de rezar y muchos se sintieron convocados”, recordó.

“Hacer este gesto a los pies de la Virgen me parece que es un regalo de ella misma para la Nación”, consideró el prelado, teniendo en cuenta los momentos “tan delicados para América Latina y para la Argentina”, y este momento “histórico para nuestra democracia, en plena transición y llegando a fin de año en paz”.

“Creo que los argentinos en este día, en este gesto simple, sencillo y también con cierta audacia y valentía, estamos siendo acariciados por Dios y por la Virgen. Es una respuesta de amor de la Virgen y una mano que nos está dando y no debemos desperdiciar”, destacó.

En nombre de los obispos, monseñor Scheinig agradeció “a todos los que desean rezar por la Patria y se sienten convocados a celebrar junto a la Virgen de Luján”, y aseguró: “Estamos muy comprometidos a rezar para que en nuestra Patria crezcamos en unidad y diálogo, a fin de poder vivir en una ‘Cultura del Encuentro’”.

La intención fundamental de esta misa, sostuvo el prelado, “es pedir para que podamos hacer una Patria de hermanos”.

Finalmente, el arzobispo recordó que el 8 de diciembre se llevará a cabo en todas las diócesis la apertura del Año Mariano Nacional, que se celebrará en ocasión de los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle de Catamarca, lo que consideró un acontecimiento muy importante. “Lo vivimos con mucho agradecimiento a la Virgencita de Luján”, expresó.