Desde hace más de cuatro años hay una actividad deportiva y recreativa que se ha instalado en el cronograma ciclístico de nuestra ciudad. Se trata de la Bicicleteada Nocturna organizada por el Team Oeste MTB, que parte del mástil de la Plazoleta Antigua Estación Basílica y recorre bajo la luz de la luna caminos rurales hasta llegar a Carlos Keen, Cortínez, Olivera, Torres y Open Door.

Esta actividad específica comienza en noviembre y cuenta con la participación de más de personas de Luján y también de Capital Federal y de diversas ciudades.

Se viene la última Bicicleteada Nocturna

Se llevará a cabo este viernes 7 de febrero y el destino será la Estación de Trenes de Cortínez. A las 20 se reunirán, como siempre, en el mástil de la Plazoleta Antigua Estación Basílica, ubicado en Juan B. Barnech y Mariano Moreno, donde habrá shows, música, baile y mucha diversión.

Luego, partirán desde la calle Juan B. Barnech hasta Colón, avanzarán hasta San Martin y por la principal arteria céntrica llegarán a la Basílica Nacional Nuestra Señora de Luján. Allí se sacarán la tradicional foto grupal y después continuarán su recorrido por caminos rurales hasta desembocar en Cortínez.

Una vez en el predio de la Estación de Trenes de la localidad, los esperará una pantalla gigante, un Dj que con la música los hará cantar y bailar y un servicio de cantina tradicional y también para vegetarianos, veganos y celíacos. Y al cabo de una hora y media de charlas y anécdotas, todos juntos emprenderán el retorno a Luján.

En diálogo con LUJANHOY, Cristian Monchietti, uno de los máximos referentes de Oeste MTB y organizador del evento, señaló que “habrá muchas sorpresas, música para movernos y servicio de cantina tradicional y para vegetarianos. También para veganos y celíacos, que deben avisar días antes a la organización”.

Por su parte, sostuvo que “habrá una camioneta de apoyo. Al ser una salida gratuita, no contamos con ambulancia ni seguro. La actividad es participativa y no competitiva. Solo tienen que traer la bici en condiciones, luces, casco obligatorio, ganas de pasarla bien, de rodar por caminos rurales bajo la luna, ganas de llegar a la vieja estación, comer, tomar algo y bailar”.

Y agregó: “Pueden venir con quien quieran. Si son de otra ciudad y tienen un equipo, que traigan sus colores, remeras, banderas, pelucas de colores, silbatos, algo para hacernos oír, porque en la diversidad salen grandes cosas”.