De izquierda a derecha: Alberto Trisciuzzi, Alejandra Rosso, Héctor Griffini, Fernando Casset, Dardo Sonnenberg, Marcela Manno, José Días Alfieri, Silvina Mendoza, Daniel Curci Castro y Marías de la Paz Elías. Foto: Interbloque Juntos por el Cambio

En el marco del conflicto salarial que el Ejecutivo mantiene con los trabajadores municipales, el interbloque Juntos por el Cambio salió al cruce de la situación y emitió un comunicado en el que apunta con fuerza contra la gestión municipal.

“El nuevo gobierno local, a apenas dos meses de asumir, ha generado un conflicto con los trabajadores municipales al decidir no pagar los aumentos salariales acordados en 2019. No se trata de una discusión sobre la futura política salarial gubernamental (que, por otra parte, nadie conoce), sino de la decisión unilateral de incumplir con lo ya convenido”, sostuvieron en el inicio del texto.

Al respecto, cuestionaron que “el intendente dice ahora que los acuerdos paritarios de 2019 fueron ‘irresponsables’. Es decir, que pretende que los sueldos de los trabajadores acompañaran la evolución de la inflación, procurar que los salarios no perdieran frente a los aumentos de precios, ahora al nuevo gobierno le parece descabellado. Nada dijo Leonardo Boto cuando la gestión anterior y los representantes gremiales discutían esto el año pasado; todo lo contrario: expresamente respaldó a los sindicatos y los alentó a no ceder en la negociación”.

“Todos conocíamos la situación económica y financiera de la Municipalidad de Luján. Lo sabían los funcionarios anteriores y también los que eran concejales de la oposición, como el propio Boto. Refugiarse hoy en el desconocimiento es faltar a la verdad. O mintió antes o miente ahora. Tampoco le faltan herramientas al intendente, ya que la ordenanza de Presupuesto 2020 lo autoriza a hacer las adecuaciones de partidas que entienda necesarias para poder cumplir con la incorporación al sueldo básico del aumento del 25% pagado como sumas no remunerativas entre agosto y diciembre (e insólitamente descontado en enero)”, expresaron.

“Entre 2012 y 2019 nunca fue fácil la discusión salarial. Entre el deseo de mejorar los sueldos de los trabajadores municipales y las posibilidades ciertas de hacerlo siempre hubo dificultades. El 10 de diciembre de 2011, los agentes de la Comuna de Luján eran de los que peor cobraban en toda la Provincia de Buenos Aires: poco, fuera de término y en cuotas. Y el 10 de diciembre de 2019 llegaron a ser de los mejor remunerados, incluso comparados con la actividad privada”, indicaron.

Y agegaron que “cada año hubo que superar distintos problemas para lograr pagar los aumentos comprometidos, y tratar de hacerlo en fecha. Pero esa fue siempre nuestra prioridad. Lo primero debe ser pagar a los trabajadores”.

Por último, apuntaron: “Parece una provocación, encima, que el intendente Boto haya decidido no pagar lo que debe a los trabajadores al mismo tiempo que nombra más funcionarios políticos que ninguna otra gestión en la historia de Luján, algunos de ellos en cargo inverosímiles, que no parecen relacionados con ninguna función propia de la Municipalidad”.

Y en este contexto, reiteraron “lo que ya hemos transmitido directamente a los trabajadores y jubilados municipales y a sus representantes gremiales: los acompañamos en su reclamo porque es justo, y estamos a disposición de ellos para lo que necesiten. Este conflicto solo se resuelve pagando lo que se debe”.

El texto lleva la firma de Fernando Casset, Daniel Curci Castro, María de la Paz Elías, Héctor Griffini, Alejandra Juárez, Marcela Manno, Silvina Mendoza, Alejandra Rosso, Dardo Sonnenberg y Alberto Trisciuzzi.