Afuera, los pájaros ensayan la melodía tibia del otoño. Llegan pocos ruidos de la calle porque este tiempo nos encuentra generando menos trajín y más cuidados de la salud. Es un tiempo para quedarse adentro, salvaguardando la esperanza de volver a estar todos bien. Pero es un tiempo que puede tener la alegría del canto. Porque el pájaro lo hace ahí, afuera, con la suerte de la libertad. Y adentro, la gente, con la preocupación, ocupación y responsabilidad, puede también cantar.

Cantar para la vida. Ponerle voces al día y enarbolarlo en lo alto para que nos alumbre ese rato necesario, tan necesario, de sentirnos bien. Y la música, que tiene el poder de cambiarlo todo, nos llega en esta historia, desde la pantalla, desde las enseñanzas que nos tocan y nos envuelven aún cuando sea una pequeña camarita la que nos ponga en el mismo momento, aunque no en el mismo lugar, cantando, encontrando en la melodía un pentagrama de posibilidades de hacernos bien.

Adelina Villanueva, la querida cantante salteña que es casi como desde siempre parte de este Luján, viene llevando a cabo desde hace algunos años un Taller de Canto Terapia en la Casita de la Tercera Edad (Alem 527), destinado a hacer cantar a los adultos mayores que allí asisten. Y han tenido y vienen teniendo hermosos resultados: abuelos y abuelas, simple y maravillosamente, cantando.

Pero ante la realidad mundial que estamos atravesando y con la lógica y acertada decisión de cerrar este espacio físico donde los abuelos se encuentran, el canto encontró una ventana para colarse y seguir siendo sonido de garganta y alma, desde la iniciativa de ofrecer las clases on line.

“La decisión de la Casita de la Tercera Edad y de Adrián Caporales -Subdirector de la Tercera Edad- fue la de proteger a los adultos mayores y justamente el grupo de Canto Terapia es muy numeroso entre señoras y señores que participan de este Taller, por lo tanto hacer las clases virtuales, así de manera online, me pareció la decisión más acertada y yo ya había coincidido en el pensamiento de hacerlo de esta manera”, nos contaba Adelina con su linda voz y su invitación para que los abuelos se sumen a la actividad de cantar, esta vez a través de Internet y con los mismos días y horarios de la actividad en la Casita: miércoles de 15 a 17 y viernes de 14 a 16.

“Nos pareció muy acertado hacer estas clases para que los adultos mayores puedan estar conectados con la clase, divirtiéndose, aprendiendo y también todos los demás integrantes de la familia, porque al no haber clases en la escuela los niños también pueden participar cantando”. Y destacaba la excelente convocatoria que tiene el Taller: “Siempre están muy atentos a mis clases, siguen siempre mis actividades, lo que propongo siempre es bien aceptado”.

Cantar, la terapia elegida

Adelina viene con su extensa trayectoria de trabajo artístico, sus discos, sus actuaciones, conferencias musicales, recorriendo el país con su decir musical de raíces y paisajes, de sabores y tradiciones. Y es su terapia, la elegida desde siempre: “Nunca dejé de cantar, porque es un deseo que traigo desde muy pequeña de transmitir la música desde mi voz. Siempre lo hago con la mejor intención, el mejor ánimo, el mayor gusto, la mayor responsabilidad para todas las personas que quieran llegarse a los talleres de Canto Terapia”.

Y detallaba acerca de esta metodología: “Es un método de enseñanza donde se aplican técnicas de respiración, vocalización, ubicar la voz, identificar el color de voz que tiene cada persona, tratar algunos temas respiratorios donde no se utilizan bien las posturas, las posiciones y todo eso con juegos, participando cada uno con los recursos que tiene cada persona, siempre con una actitud lúdica para que realmente los adultos participen contentos de la actividad que están realizando”.

El Taller de Canto Terapia viene ofreciendo, además, un espacio para sumar manualidades que también tienen que ver con lo musical: la construcción de “cotidiáfonos”, instrumentos musicales construidos con elementos de uso cotidiano.

“Es una actividad que estamos haciendo y que se interrumpió por este receso, pero la actividad la vamos a continuar, la pienso retomar después de este parate , así que continuaremos con esto que lo realizan los adultos mayores en el taller. Y pensamos hacer una exhibición y en el mes de agosto, en el Día del Niño, entregar esos ‘Cotidiáfonos’ -previa participación musical con ellos- a una institución que determinará la Casita de la Tercera Edad”.

Con proyectos, con espera, con entusiasmo, los adultos mayores de la Casita de la Tercera Edad y su profesora de Música vienen manteniendo viva la melodía de la esperanza. Ahora con las clases del taller de Canto Terapia de manera virtual, haciendo de este tiempo de precaución, solidaridad y toma de conciencia, un espacio para cantar, porque cantar, nos pone en la vida.

Todos los talleres, para todos los gustos

Así como el Taller de Canto Terapia puso aire virtual a la concreción del canto, la Casita sumó los diferentes talleres con esta opción de continuidad de actividades a través de un formato tecnológico que los abuelos vienen usando muy bien, por lo que en esta cuarentena se aseguran la diversión, el aprendizaje, el ejercicio mental y físico desde los encuentros pautados en diferentes horarios que se comparten pantalla mediante.

En ese marco, La Casita de la Tercera Edad también ofrece de manera online, a través de su cuenta de Facebook, actividades para la Primaria de Adultos Mayores en el marco del plan de continuidad pedagógica y los talleres de Percusión, Tejido, Elongación y Movimiento, Pintura, Porcelana fría, Papel Nonos, Zumba, Memoria y Caminata.