Foto: Captura TV Télam

El Gobierno nacional anunció este lunes la creación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), una prestación monetaria no contributiva de carácter excepcional de 10.000 pesos que se pagará por única vez en abril y está destinada a compensar a los sectores más vulnerables a las consecuencias económicas de la cuarentena obligatoria decretada por la Emergencia Sanitaria establecida por la pandemia del Coronavirus (COVID19).

“Lo que estamos haciendo es asegurarnos que todas las personas que viven en Argentina queden protegidas en esta situación de crisis”, señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán. Y con ese objetivo, se dispuso “la creación de un ingreso familiar de emergencia para los trabajadores independientes en informalidad o monotributistas con un pago único de 10.000 pesos en abril, que podría repetirse si las circunstancias lo ameritan”, agregó.

Mientras que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, explicó que los beneficiarios “no deben poseer otro ingreso, ni jubilado ni pensionado, ni tener un patrimonio importante”. Y tampoco “deben tener renta financiera. Deben ser argentinos de 18 a 65 años, nativos o por opción, o con más de dos años de residencia, y es compatible con la AUH”.

De acuerdo con el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), el IFE se otorgará a las personas que están desempleadas, trabajen de manera informal, sean monotributistas de las categorías “A” y “B” o, también, trabajadoras o trabajadores de casas particulares quienes cobrarán esta ayuda a través de su CBU.

Al respecto, desde la ANSES detallaron que para que todas estas personas puedan acceder al IFE deben cumplir dos requisitos:

1) Ser argentino nativo o naturalizado y residente, con una residencia legal en el país no inferior a dos años.

2) Tener entre 18 y 65 años de edad.

Asimismo, cualquiera que reúna estas condiciones sólo podrá acceder al IFE siempre que él o algún miembro de su grupo familiar no perciban ingresos provenientes de:

a) Un trabajo en relación de dependencia público o privado.

b) Ser monotributista de categoría “C” o superior o del régimen de
autónomos.

c) Una prestación de desempleo.

d) Jubilaciones, pensiones o retiros contributivos o no contributivos
nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

e) Planes sociales, salario social complementario, Hacemos Futuro,
Potenciar Trabajo u otros programas sociales nacionales, provinciales o municipales, a excepción de los de la AUH o Embarazo.

El IFE se abonará por única vez en el mes de abril, si bien podrá ser prorrogada en caso de ser necesario, y deberá ser solicitado ante la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) que pondrá a disposición de todas las personas interesadas un formulario en los primeros días de abril.

“Para poder solicitar el IFE no hará falta concurrir a las oficinas o UDAI de la ANSeS, ya que el aplicativo se podrá encontrar en la página Web del organismo previsional y llenar los datos que le sean requeridos a los solicitantes”, señalaron.

“Este beneficio, excepcional y por única vez, se otorgará tras realizar
evaluaciones socioeconómicas y patrimoniales sobre la baje de criterios objetivos que se fijen en su reglamentación”, agregaron.

Y en esa línea, subrayaron que “las normas aclaratorias y complementarias serán dictadas, de ser necesarias, por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y por la propia ANSeS, de acuerdo con el decreto que establece el IFE”.

La financiación del subsidio excepcional instituido hoy estará a cargo del
Tesoro Nacional, por lo cual la Jefatura de Gabinete deberá prever las
correspondientes adecuaciones presupuestarias para el ejercicio en curso.