En el marco de la Emergencia Sanitaria por la pandemia de coronavirus, el Municipio dispuso la instalación de pulverizadores de vehículos en puntos de alta circulación, con el propósito de profundizar las medidas preventivas que eviten la propagación del Covid-19.

Se trata de estructuras metálicas de cinco metros de alto por cuatro de ancho, que pulverizan a los rodados con agua clorada para disminuir la carga viral.

La primera fue puesta en marcha esta tarde en la exruta 7, a la altura del puente Camino Mendoza, bajo la supervisión del intendente Leonardo Boto.

“En los próximos días se sumarán otros dos pulverizadores en puntos de alto tránsito vehicular”, señalaron desde la Comuna.