La cercanía. Que se detiene al metro y medio. Que no apretuja manos ni se siente como palmada de abrazos en la espalda. La cercanía que tiene un retazo de tela quitándole la imagen de labios a las palabras. Que enfunda la piel de las manos enguantando el saludo, que delimita respiros con máscaras traslúcidas.

La cercanía que no tiene una larga mesa con todos los amigos alrededor. Ni una visita de paso ni un encuentro programado. Esa cercanía de sonidos de aulas y patios con recreo, de teatros y butacas, de hinchada coreando vivas, es ahora otra cercanía. Pero existe. Es. Continúa siendo aún de otra manera, cercanía al fin. Porque cuando una puerta se abre para el alivio, para la ayuda, para el compartir diferente pero apuntalando el mismo dolor, la cercanía existe.

Así como existe en la Sociedad de Fomento del barrio Villa del Parque, allí donde la sede tiene las puertas abiertas para afrontar entre todos este tiempo de cuarentena. Esa cercanía se construye entonces en la sede, allí donde el SUM abrió sus puertas para sumar espacio a la actividad de la Salita de Primeros Auxilios que está por este tiempo a pleno con sus atenciones.

Y acerca de este tiempo, de lo que se viene y esperan, dialogamos con Luciano Santander, presidente de la sede fomentista, quien nos contaba: “En noviembre del año pasado inauguramos nuestro SUM, nuestra sede totalmente terminada, con cocina, el piso, baños para discapacitados, baños de damas y caballeros, parrilla. La verdad, para el barrio, para nosotros, esto es un sueño convertido en realidad”, decía detallando esos trabajos edilicios que lograron y ya empezaban a disfrutar hasta que el tiempo de cuarentena detuvo ese objetivo, aunque no detuvo la utilidad de este espacio.

“En Villa del Parque venimos haciendo un trabajo social muy importante. Veníamos con clases de zumba, escuela para los adultos que no hayan podido terminar el primario, también estábamos haciendo una feria, venían los feriantes a los que no les cobrábamos nada dada la situación económica del país. Todo eso fue antes de esta situación de pandemia, así que cuando apareció este virus nos pusimos a disposición enseguida para la Salita de Primeros Auxilios, ya que convivimos con ellos dado que tanto la Salita como el consultorio odontológico nacieron con nosotros. Fueron nuestros primeros ‘hijos’, así que desde la Sociedad de Fomento nos pusimos a disposición porque veíamos que la Sala de Primeros Auxilios estaba colapsando: mucha gente, largas colas, así que la trabajadora social habló con el Municipio para manifestar que nosotros les prestábamos la llave para usar la sede. Aceptaron y ahora vienen todos los días a pedirnos la llave. Para ellos es más cómodo porque la gente viene a hacer distintos trámites y la sala de espera de la Salita es muy chiquita, así que utilizan nuestro espacio donde pueden hacer cola, se les dan sillas a la gente grande, reparten acá la mercadería, la leche, y también estaban vacunando contra la gripe y la neumonía”, detalló Santander.

Y en esa línea, agregó que “en la salita contamos con una asistente social, una pediatra, una médica generalista y el consultorio odontológico que la verdad están trabajando a full. Estamos muy contentos de colaborar con la gente de todo Luján, porque vemos que viene gente de todos lados. El fin común nuestro es trabajar para el bien de toda la gente. Al principio era del barrio, ahora es de toda la gente”. Y remarcó que ante este número intenso de atenciones, desde el Municipio se designó otra asistente social para que se sume al personal ya existente, lo que permite un mejor trabajo.

Crecer, estar hacer

El espacio verde enfrente de la
Sociedad de Fomento que estamos limpiando y forestando.

“La verdad que sentimos que estuvimos muy acertados allá por el 2009 cuando decidimos hacer esta Sala de Primeros Auxilios, el consultorio y por último el salón”, aseguraba Santander, al tiempo que detallaba diferentes concreciones que alcanzaron como fomentistas y para todo el barrio: “El año pasado trabajamos con el consejo de Seguridad, hicimos colocar 21 alarmas comunitarias y ahora en las noches de aplausos las hacemos sonar sumándonos al agradecimiento al personal médico y demás personas que trabajan por nuestra salud. A fines de enero teníamos la calle Santa Fe intransitable, nos habían cortado el recorrido del colectivo, que entraba solo hasta la mitad del barrio, así que hicimos gestiones con Obras y Servicios Públicos y nos arreglaron la calle y ahora nuevamente está entrando el colectivo. Y tenemos un sueño más: hay un espacio verde enfrente de la Sociedad de Fomento de 30 por 50 metros, que estamos limpiando y forestando porque queremos hacer juegos para los chicos, juegos de gimnasia. Eso es un cuarto sueño que ya habíamos empezado pero ahora nos paró esto del virus”.

A su vez, recordó que habían pasado al Municipio un informe con las necesidades del barrio: extensión de la red de agua corriente y gas, más luminarias y arreglo de las calles que se inundan. “Todo eso dejó de ser prioridad pero en algún momento vamos a seguir con eso”, señalaba Luciano Santander, haciendo referencia puntualmente al tema de la red de gas natural para la sede.

“El año pasado fuimos a Gas del Estado para hacer una gestión para lograr gas subsidiado para la Sala de Primeros Auxilios Auxilios, el consultorio odontológico y el SUM. En esto nos dio una mano el exdiputado Juan Carlos Juárez. Así que fuimos a Gas del Estado, tuvimos que cursar un pedido contando un poco la historia nuestra, ellos enseguida respondieron dándole la orden a Naturgy que es quien maneja la red de gas acá en Luján y ellos se comunicaron para preguntarnos cómo era la situación en nuestro barrio. Así que le contamos que la red pasa por enfrente y que no tenemos los recursos para hacer la obra de ingreso del gas ni a la Salita ni al consultorio odontológico. Ellos dijeron que nos van a hacer la obra gratis pero nos van a subsidiar solamente 25 metros cúbicos, aunque gente que entiende nos dijo que eso es muy poco para una instalación de gas en un lugar como una Sala de Primeros Auxilios. Entonces, hablamos con el Municipio, en este caso con Silvio Martini (secretario de Gobierno, y él nos respondió que van a armar una reunión con nosotros, el Municipio y Naturgy para ver el tema. Eso está ahora lógicamente parado. Pero lo retomaremos y realmente estamos muy agradecidos a Juan Carlos Juárez porque fue quien nos ayudó a gestionar este tema”.

En medio de un tiempo en el que todo ha cambiado, con la incertidumbre lógica de algo inesperado y desconocido, la colaboración de todos es fundamental para salir cuanto antes y lo mejor posible de esta situación. “La gente del barrio colabora mucho. Ha tomado conciencia de lo que nos sucede. A todos les digo que nos sigamos cuidando, porque la única manera que nos salvemos es quedándonos en casa. Seguramente pronto va a pasar, nos encontraremos nuevamente y haremos esas reuniones en la Sociedad de Fomento que hacíamos, con todo tipo de actividades. Queremos que el barrio progrese y que tenga la gente las comodidades que tiene que tener”, expresaba Santander.

La cercanía, ahora, tiene palabras moviendo barbijos. Tiene apretones de manos con guantes. Tiene un codo a codo más real que siempre. Es una cercanía de poca piel pero sensación cierta de estar realmente cerca y unidos. La Sociedad de Fomento del barrio Villa del Parque está abierta y ahí sí que la cercanía, de una y mil maneras, se siente.