Foto: LujanHoy

“Para salir de la crisis generada por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19, Luján necesita de un espacio en el que se encuentren todos los sectores de la vida social y económica del Municipio. Debe ser creado un ámbito en donde todos puedan hacer visibles sus problemáticas; y entre todos también se vayan trazando estrategias para el presente y el futuro de cada sector”, señaló Fernando Casset en relación a la propuesta para crear un Consejo Social y Económico en Luján.

“Luján necesita recuperarse del tremendo impacto que tiene esta emergencia sobre nuestra economía, que sobre todo sufren los que menos tienen: los cuentapropistas, los trabajadores informales, el sector turístico, los profesionales, los comerciantes y la clase media que depende de los ingresos que genera día a día”, añadió.

En este sentido, sostuvo que “ya aprendimos a cuidarnos, y es hora que con todos los cuidados definamos los protocolos para poder reestablecer cada actividad, sobre todo las que tiene mayor e inmediato impacto”.

Este espacio también “nos debe permitir desarrollar las estrategias necesarias para poder cerrar la brecha digital que la cuarentena expuso, especialmente en el sector educativo. Debemos garantizar a los alumnos y docentes el acceso a los dispositivos digitales, la conectividad y los paquetes de datos que hagan posible el desarrollo de sus actividades en este nuevo contexto”, detalló el edil de Juntos por el Cambio, que realizó la presentación junto con el espacio Confianza Pública.

En ese marco, proponen la creación de un ámbito que genere actividades de investigación, divulgación y de formulación de propuestas concretas que luego puedan ser debatidas y decididas en el Concejo Deliberante o en Departamento Ejecutivo, según corresponda. “Debe ser un espacio plural, en el que confluyan los intereses de todos los sectores sociales del Municipio y se logren acuerdos que mejoren la calidad de vida de los lujanenses”, remarcó.

Concretamente, proponen que en esa discusión se definan los siguientes protocolos para la apertura de actividades:

– Económico: el día después de la cuarentena es hoy y ya se debe establecer un plan estratégico para reestablecer el entramado productivo de la región.

– Digital: el impacto de la emergencia en la educación y en la economía, en el desarrollo de nuevos empleos y en la reconversión de los circuitos comerciales.

– Jóvenes: como los activos protagonistas en el cierre de la brecha digital entre generaciones.

– Tercera edad: establecer un protocolo de colaboración con una de las franjas etarias más vulnerable al COVID-19.

– Medio ambiente: aprovechar los nuevos comportamientos sociales para diseñar e implementar estrategias de preservación y recuperación de nuestro hábitat, fomentando las conductas saludables y de menor impacto ambiental.