Es como contraponer. Como una contradicción que construye. Como de manera metafórica, hablar de realidad. Como crear la sensación de un oxímoron… así estamos a plena Pandemia: quietos pero en movimiento. Sintiendo qué es lo peor que nos ha pasado y a la vez sabiendo sacar de esto lo mejor. Sin poder muchas cosas y pudiendo infinitamente a la vez… así, el arte y sus artistas. Quietos, pero a todo movimiento. Inventando, poniendo en marcha diferentes estrategias para que los aplausos sigan siendo el mayor ofrecimiento de retribución, aún cuando no hay butacas ocupadas y pies en los escenarios.

Sin embargo, en esta realidad metafórica o en esta metáfora de la realidad, el telón se abre, los artistas salen a escena y el público responde y todos, viven y reviven la emoción.

Esta es la propuesta de continuidad emotiva de este grupo “Club de Teatro”, dirigido en la actualidad por Claudio Cisilino, quien fuera parte del elenco actoral inicial hace varios años atrás cuando el mismo se creara bajo la mirada y el talento artístico de Gerardo Amado.

Hoy -y teniendo como palpitante aún la sensación de la puesta de “El pan de la locura” en octubre de 2018- Cisilino y el elenco han tomado la decisión de subir la filmación completa de aquella puesta en el Teatro Municipal “Trinidad Guevara” a la plataforma YouTube, ahí donde entonces ya está disponible para quien quiera, y a la hora que quiera, pueda inmiscuirse como público virtual por entre esta historia de inmigrantes amasando sus propias rutinas, tristezas, dolores, deseos de ver. Y lo que es peor: la actitud de no ver.

Un patrón infiel, un ataque a la salud de los comensales del pan. Una postal de ese miedo a cambiar la historia propia, el hablar, el reaccionar, la dualidad entre reclamar o tolerar todo. Esa historia que tiene intrincados gestos de drama y comedia colocados de manera exquisita por su autor, Carlos Gorostiza, que la estrenara en 1958 y formara parte del gran legado que el escritor argentino dejara. Y su legado, hoy tiene también -y desde la mano de “Club de Teatro”-, esta versión de “El pan de la locura” en Youtube.

Apostar al no cese de la emoción

No cesa el deseo artístico y entonces, estos artistas continúan recordando, teniendo en el hoy un deseo de volver, mirando precisamente a ese después, en medio de esta pandemia que caló “muy hondo. Este año impensado me impulsó a plantear a mis compañeros actores si estaban de acuerdo en subir la grabación de la obra. Obviamente, y como auténtica gente de teatro, coincidimos que era hacer una fiesta virtual a la carencia de actividad. Y nos ilusiona, como si estuviéramos ahora haciéndola”, decía el director del grupo, Claudio Cisilino.

Y agregaba: “Decidimos subirla para no perder la llama. Para darnos aliento. Y vernos, es mantenernos vivos. Es una obra intensa, pero además es rememorar hermosos momentos de amistad, de convivencia. Es fuerte vernos otra vez, porque parece una eternidad que no nos encontramos, no nos abrazamos”, sostenía mencionando acerca de este tiempo difícil.
“Tratamos de mantenernos activos mediante lluvias de WhatsApp, que nos mantienen activos, ilusionados, expectantes. Tanto el ‘Club de Teatro’, ‘La Comedia Municipal’, otros actores tenemos onda, ilusiones, proyectos”.

Y mientras esto esté, mientras nos ponga condiciones y podamos revertir la rutina que duele para hacerla rutina creativa, el actor y director enviaba un mensaje esperanzador con sonido de aplausos: “Para los actores, que mantengamos viva la idea que esto pasará, más temprano que tarde. Y para el público, que es al cual dirigimos nuestras fantasías, los invitamos a que vea la obra. Seguramente sentiremos su cercanía. Y tengamos mucha ilusión”.

De eso se trata entonces. Sentir la cercanía. No hay arte que aleje, porque siempre se le da vida y tiempo para compartir.

“El pan de la locura” está horneándose una vez más desde los artistas del “Club de Teatro”. Y no hay dudas que la emoción y los aplausos pueden y podrán traspasar la pantalla, para rememorar los sonidos en vivo de un escenario. Y saber que ahí, pronto, pronto, se volverá como artista, como público, a vivir la inmensa experiencia del teatro.