En declaraciones radiales, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, sostuvo que es “preocupante la curva ascendente” de casos de coronavirus en el AMBA y remarcó que “va a hacer falta una restricción fuerte”. Incluso, adelantó que ya hay un consenso entre la Ciudad de Buenos Aires y Provincia para implementarla y que “la dimensión la pondrán los tres actores”. En este contexto, no se descarta volver a Fase 1.

Las declaraciones las brindó en la previa del encuentro de hoy entre el Presidente de la Nación, Alberto Fernández; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuyo objetivo es añalizar la situación de la pandemia en el Área Metropolitana de Buenos Aires ante el incremento de casos.

Respecto del AMBA, manifestó que “tenemos camas de terapia intensiva, pero en la línea de progresión vamos a terminar en un lapso de 30 días con una situación de fuerte tensión del sistema de salud”. Y agregó que “se da lo que dijimos siempre, a mayor circulación de gente, mayor circulación de virus”.

A su vez, en sus declaraciones a Radio 10 Gollan consideró necesario “corregir una situación que se está desmadrando y vamos a coronar de la forma más exitosa posible este esfuerzo que hemos hecho”. Y expresó: “Se que es difícil, pero queremos para la Argentina que esta crisis produzca el menor daño posible”.

Por su parte, el viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolas Kreplak, apuntó en una entrevista con el diario Clarín que “en el área metropolitana el ascenso es sostenido desde hace bastante tiempo. No puedo habar de Ciudad y Provincia. Es impensable pensar el Conurbano sin la Ciudad de Buenos Aires. Cuando se dispararon los casos en la Villa 31, nosotros empezamos a decir que había que bajar la circulación en el AMBA para no llevar y traer casos. Yo no pienso que haya más casos en Provincia que en Ciudad porque es el mismo conglomerado urbano. Lo mismo piensa Horacio Rodríguez Larreta: no se pueden tomar decisiones distintas”.

Y agregó que “la gente que hoy (por ayer) se juntó por el Día del Padre y se contagió ya está, en 15 días aproximadamente algunos de ellos van a ocupar camas de terapia intensiva. Con esos no puedo hacer nada. Pero si cerramos todo esta semana, si volvemos a Fase 1, puedo frenar los casos de los 15 días restantes. Nosotros estamos al borde, inventando camas en todos lados. Pero es una ruleta rusa. Hay que volver a acomodar la curva y tratar de que esto sea el pico”.

Además, indicó que “cuando nosotros hablamos con la gente de Ciudad nos dicen que tenemos que cerrar y volver a Fase 1. Sólo discutimos cuándo y cómo. Uno dice tengo 15 días de margen, el otro dice tengo una semana. Puede haber una diferencia de cómo expresarlo”.