Foto: Yanil Auce

Cada 7 de agosto, cientos de creyentes de nuestra ciudad se acercan hasta la Parroquia de San Cayetano, ubicada en el barrio que lleva su nombre, para celebrar la tradicional misa de veneración al “Patrono del pan y del trabajo”. Sin embargo, a raíz de la pandemia de coronavirus, este año el festejo será considerablemente diferente.

¿Por qué? Por primera vez, la Parroquia permanecerá cerrada al público, aunque la imagen de San Cayetano será puesta afuera del templo para que los fieles tengan al menos “un contacto visual” con el Patrono. La decisión responde a las medidas de distanciamiento social y evitar las tradicionales aglomeraciones.

“Le pedimos a la gente que si pasa por el frente de la Parroquia, lo haga en auto y no se junte frente a la imagen”, sostuvo en diálogo con LUJANHOY el párroco Luis Fornero, quien además pidió “a los vecinos que no toquen la imagen, porque si bien la irán sanitizando, podría ser un riesgo de contagio”.

Durante el día habrá tres misas: a las 8, a las 12 y a las 16. Y si bien no serán presenciales, los fieles tendrán la posibilidad de ver al Santo desde lejos, ya que se realizará una recorrida con la imagen de San Cayetano por el barrio a partir de las 15. En ese marco, piden a los vecinos estar atentos para verla pasar.

A su vez, Fornero contó que “habrá espigas disponibles en el templo desde las 8 y hasta las 18”. E insistió: “Le pedimos a los vecinos que sean respetuosos de esto, para seguir cuidándonos”.

San Cayetano

El día de San Cayetano “Patrono del Pan y del Trabajo” es una de las celebraciones religiosas más significativas.

San Cayetano, un presbítero italiano, fundador de la Orden de Clérigos Regulares Teatinos, en 1671 fue proclamado santo por el papa Clemente X.

Según la Iglesia Católica es patrón de los gestores administrativos, así como de las personas que buscan trabajo y los desempleados. Por tal motivo, es llamado “Padre de Providencia” o “Padre de la Providencia”, y “Patrono del pan”.