Cada día, el sentimiento permanece. Cada espacio del lugar que andamos cotidianamente, tiene el recuerdo de aquellos a los que quisimos y queremos. No existe un lugar preciso ni un momento puntual, pero sí hay un lugar que reúne todas las sensaciones y es ese donde descansan los restos de las personas de la historia de cada uno.

Allí se llega para darle calidez a un espacio material. Para poner color a un lugar gris, para concretar un instante de encuentro que se genera en la mente y en el corazón desde la creencia religiosa de cada quien o hasta la ausencia de la misma, simplemente por saberse cerca en ese momento y en ese lugar.

Visitado o no, el Cementerio tiene esta dualidad de sensaciones, pero si hay algo que une a todos es que es un lugar respetable. Que pretendemos que esté en siempre mejores condiciones y en nuestra ciudad, desde hace varios, muchos años, el lugar no está como merece el recuerdo de las vidas y el presente de quienes las recuerdan. Claro que es un espacio que corresponde a la infraestructura municipal, su coordinación y mantenimiento, pero dejando de lado las razones –en este momento agudizadas por la cuarentena- del estado del lugar, es para destacar la actitud de un grupo de jóvenes que pusieron manos a la obra para darle al espacio una mano de color y calidez, de estética agradable en sus espacios verdes, por lo que desde hace algunos domingos están realizando tareas de corte de pasto que proseguirán con tareas de pintura y otros mantenimientos.

“La idea surgió porque fuimos al cementerio ya que tenemos familiares allí, vimos que estaba el pasto muy largo y pensamos en hablar con alguien para poder realizar la tarea de cortarlo. Justo yo tenía el contacto con una persona que está en política y me contactó con el encargado del Cementerio, quien me dijo que sí, que podíamos hacer el trabajo y que él no tenía gente porque con el tema del Covid no podían ir porque son de alto riesgo. Por eso le comenté que nosotros queríamos ir a cortar el pasto, que nos ofrecíamos sin nada a cambio. Y nos dijeron que sí, así que hace tres domingos que estamos yendo a cortar”, comenzaba contándonos Marina Contreras, una de las jóvenes participantes.

Y aclaraba, además, que “no pertenecemos a ningún movimiento ni partido político, solamente queremos ayudar a mantener el Cementerio, en lo que podamos, para que cuando vayamos a ver a nuestros seres queridos, al menos esté en condiciones, porque la verdad que como está el Cementerio ahora da mucha lástima”.

No les “corresponde”, pero sienten hacerlo

Lógicamente por ser un espacio del ámbito municipal, al área correspondiente le recae la tarea de su administración y mantenimiento, pero cuando la comunidad ve ciertas falencias, se involucra, se compromete. Y dejando de lado el “a quien le corresponde hacerlo”, se ponen en acción, una acción que a veces recibe ciertas críticas.

“Hemos recibidos palabras de gente con muy buena onda, como también críticas de otras personas. Una mujer nos dijo que éramos unos metidos, que no teníamos que estar haciendo ese trabajo, ni estar ahí, pero bueno, nosotros mientras podamos y nos dejen, vamos a seguir, porque repito que decidimos hacer esto porque cuando vamos a ver a nuestros familiares vemos el pasto tan alto, las canillas rotas y por eso surgió esta idea y se dio que la pudimos hacer”, mencionaba Marina.

Y ante la consulta sobre con qué puede colaborar el resto de la comunidad que desee hacerlo, decía: “Se puede colaborar con lo que sea, ya sea materiales de plomería como canillas o repuestos para arreglarlas, pintura porque queremos pintar las rejas y el frente, también plantitas. Se necesitan muchas cosas, pero iremos de a poco, para ir viendo qué es lo que podemos hacer para poder llegar a concretar esa idea que es querer ver el Cementerio en mejores condiciones”.

Este grupo se pone entonces a plena tarea cada domingo de 8.30 a 12 aproximadamente. Durante ese tiempo, desmalezadoras en mano, escobas y ahora sumarán pinceles y otras herramientas. Están haciendo del lugar tan especial, un espacio más acorde al sentido que tiene: el homenaje al ser querido. ¿Mayor sentido que ese? ¿Mayor motivo que ese? Por eso estas manos y corazones están haciendo esto, poner corazón al corazón siempre amado.