Dos personas fueron aprehendidas al ser descubiertas por la Policía cuando intentaban vender a través de Facebook objetos que habían sido robados.

Por un lado, el sábado pasado personal policial de la Comisaría Luján Primera tomó conocimiento e intervención a raíz de la denuncia realizada por un hombre de 63 años, quien relató que en una propiedad que posee en la calle Gamboa al 1000 ingresaron desconocidos y le robaron.

Según la información brindada por la Policía, “autores ignorados, tras ejercer violencia en las aberturas, sustrajeron dos puertas, una ventana y elementos de baño”.

Ante esto, personal del Gabinete Técnico Operativo (GTO) efectuó un relevamiento de redes sociales y “determinó la venta de aberturas, ya que a través de fotografías fueron reconocidas por el denunciante”, añadieron.

Por eso, “se efectuó el contacto con el vendedor, determinando que se trataba de una casa vecina al lugar de los hechos el sitio del ofrecimiento. De esta manera, una comisión policial incautó las puertas que fueron reconocidas por el denunciante”.

Además, procedieron a imputar a una mujer de nombre “Gabriela, de 43 años, por el delito de ‘robo y encubrimiento agravado'”, completaron. Interviene la UFI N° 10 de Luján.

Por su parte, el mismo día un hombre de 47 años denunció que le sustrajeron un teléfono celular mediante la modalidad ‘hurto’. Mientras que este lunes, a través de medidas investigativas y relevamiento de redes sociales, efectivos de la Comisaría Luján Primera lograron “establecer que el equipo de comunicaciones estaba siendo vendido a través de la red social Facebook”, explicaron.

A raíz de ello, se llevaron a cabo tareas de campo y se pactó la compra en la Colectora de la Autopista del Oeste, concretamente en la estación de servicio Axion.

Y allí, “con la colaboración del personal del Comando de Patrulla Luján, se logró la aprehensión de un menor de 17 años, quien tenia en su poder el teléfono sustraído y fue reconocido por la víctima”, indicaron.

En este caso, se le dio intervención a la UFI N°8 Mercedes, en el marco de actuaciones caratuladas “encubrimiento agravado por el ánimo de lucro”.