La Tijereta, una de las calles por la que "da miedo transitar", apuntaron los vecinos.

A través de una nota, vecinos del barrio Hostería Norte manifestaron su “preocupación y angustia” por la ola de robos de la que son víctimas desde hace un tiempo. Y en ese contexto, reclaman una solución a las autoridades municipales y policiales.

En el texto enviado a LUJANHOY, explicaron que “en el último mes se ha producido un tremendo incremento de los robos y asaltos en el barrio Hostería Norte”. Y remarcaron “el caso de un vecino, la familia Miglioranza, que ya acumula siete robos en su casa, los dos últimos en los últimos 20 días”.

Respecto del accionar de los delincuentes, detallaron que “los ladrones, equipados con herramientas, arrancan y desamuran las rejas. Y en muchos casos, como no encuentran nada para robar, rompen lo que encuentran: sanitarios, armarios, etc.”

A su vez, apuntaron que “en otro caso, en momentos en que no había nadie en una casa donde vive gente de manera permanente, le tiraron huesos con carne a los tres perros del vecino y comenzaron a enrollar los alambres de púa para ingresar. Por alguna razón -habrá pasado alguien o llegado algún otro vecino-, se fueron sin concretar el robo”.

También sostuvieron que “han robado bombeadores y herramientas de trabajo para el mantenimiento del parque en otros casos. Y chapas, maderas, tirantes, lo que encuentran. Esto sumado los intentos de usurpación de lotes”.

Por su parte, cuestionaron a los “vecinos que no respetan las normas de convivencia y construyen montañas de ramas productos de la poda, que el Municipio no levanta y se generan basurales”. Y como ejemplo, citaron “la calle del costado de la via, La Tijereta, donde de noche da miedo transitar por el peligro de asaltantes escondidos en las pilas de ramas y basura”.

“La Hostería Norte es ahora una zona residencial donde mayoritariamente viven familias en forma estable, lo que genera un intenso tránsito en sus calles de tierra, paseadas y algunas destruidas a pesar del esfuerzo de la Sociedad de Fomento y los vecinos que cubren con escombros esos pozos”, manifestaron.

Sin embargo, indicaron que “por alguna razón hay cortes de electricidad periódicamente y los vecinos se angustian tratando de saber si es un corte general o si le han cortado a ellos para asaltarlos”.

Y por último, contaron que “la Sociedad de Fomento implementó redes de comunicación por Whatsapp a la que están unidos más de 300 vecinos”. Aunque se mostraron preocupados porque muchas veces no pueden advertir sobre situaciones sospechosas ya que “sufren servicios de baja calidad en la provisión de señal de Internet por parte de los dos proveedores que llegan al barrio”.