El Concejo Deliberante abordó semanas atrás los proyectos de ley que se encuentran en tratamiento en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires con relación a la concientización, prevención y erradicación del Grooming en el territorio bonaerense.

En ese sentido, se aprobó una resolución presentada por el bloque del Frente Renovador, a través de la cual “el Concejo Deliberante de Luján resuelve expresar su adhesión a los proyectos de ley presentados por la diputada provincial Luciana Padulo en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires”.

En uno de los expedientes, se dispone que “los establecimientos educativos de gestión pública y privada deberán incluir un zócalo visible y de fácil identificación con el número telefónico 102 sobre asistencia a niños, niñas y adolescentes, con especial referencia al Grooming”.

Por su parte, establece la creación de “la campaña digital para la prevención del Grooming”. Y finalmente, la “implementación de una estrategia de abordaje para la concientización, prevención y erradicación del Grooming en el ámbito educativo de la provincia de Buenas Aires”.

Mientras que en el Artículo 2º se resuelve remitir “copia de la presente resolución a los concejos deliberantes de la provincia de Buenos Aires, con el objeto de invitarlos a pronunciarse en los mismos términos de esta norma”.

Entre los considerandos, sostienen que “en la actualidad, la problemática del grooming en términos globales y nacionales, conforma uno de los principales delitos contra niñas, niños y adolescentes llevado adelante a través internet, por pedófilos o groomers quienes utilizan sitios webs de chats y de las redes sociales para tomar contacto con sus víctimas y ganar su confianza generalmente con una identidad falsa o usurpada”.

“El grooming comprende toda una serie de conductas y acciones realizadas por adultos que buscan generar un vínculo amistoso con un menor de edad para disminuir sus inhibiciones con el objetivo de abusarlo sexualmente”, añaden, al tiempo que indican que “el adulto agresor procede a elaborar lazos emocionales (de amistad) con el menor, y en algunos casos ocultan su identidad simulando ser otro niño o niña, con el fin de obtener datos personales y de contacto para lograr su cometido”.

De acuerdo a datos brindados durante 2013 por Unicef en Argentina, el 64,4% de los adolescentes entre los 13 a 17 años navegaba sin la compañía de un adulto, y el 27,1% decía usar las redes sociales para conocer nuevos amigos. Y de acuerdo a las estadísticas difundidas por la SAP (Sociedad Argentina de Pediatría), en nuestro país el 51% de los niños de 4 a 18 años se conecta diariamente a la red, hecho que implica que desde muy temprana edad nuestros hijos se contactan con familiares, amigos y/o personas desconocidas.

“UNICEF ha advertido que las nuevas tecnologías están intensificando los riesgos tradicionales de la niñez, propiciando nuevas formas de abuso y explotación infantil, y la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) advirtió en nuestro país sobre la necesidad de fomentar el diálogo y supervisar los sitios webs en los que navegan los niños”, expresan.

Y recuerdan que en el año 2013, se dictó la Ley 26.904 que incorpora al Código Penal el artículo 131 tipificando el delito de grooming. “ Será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.