La imaginación los ubica siempre sobre esos camellos de grandes jorobas, transitando largos desiertos, atravesando ciudades, calles y puertas. Quizás la imaginación los recorta y coloca sus imágenes sobre los estrellados cielos, para descender al descanso de algún patio trasero o la propia vereda, o el hall donde el agua y el manojo de pasto preparado son el premio a la travesía de esos 3 animales merecedores de toda magia infantil. Porque pase lo que pase, en la infancia los Reyes Magos no pueden fallar.

Tienen que seguir de capas coloridas y con lo material como obsequio porque eso material no es meramente un plástico o algo sabroso, sino, un gesto de poder ofrecerles a los chicos algo que ojalá les dure mucho: la ilusión. Ilusión y risas. Alegría. Todo, en un regalo. Y luego de un año que ya ni tiene innovadora descripción, que lleguen de todas formas los Reyes Magos, es una tarea difícil en muchos casos pero necesariamente el intento no debe faltar. Por eso, la Sociedad de Fomento del barrio El Ceibo está organizando su llegada para lo cual necesitan la ayuda de la comunidad lujanense.

Quietud inesperada, esperanza de movimiento

La sede fomentista de la calle Larrea 265 tuvo casi nulo movimiento en 2020 debido a la cuarentena. Siendo las jornadas de operativos de ANSeS las únicas actividades que se realizaron cumpliendo el lógico protocolo sanitario.

Y acerca de esta quietud, Laura López, presidente de la Sociedad de Fomento, nos contaba: “Actividades no hubo para los chicos, se mantuvo cerrada la sede ya que las actividades que teníamos eran el contacto directo con el niño, ese vínculo que los conecta con la Seño a la hora de trabajar con ellos, porque sería muy difícil no tener ese abrazo del encuentro y en lugar de un abrazo frenar al niño, pedirle no se acerque o no poder abrazarse y después dar las explicaciones… algo muy violento para los chicos del barrio que están acostumbrados al abrazo, el juego, estar muy cerca, contenerlo es imposible, igual que lo que pasa y pasaría en la escuela” señalaba Laura haciendo referencia a la actividad de Apoyo Escolar que está presente en la sede y que debió suspenderse por la implementación del aislamiento social. Pero…la esperanza sigue en la sede, aferrada a las paredes, al patio, al salón, a la biblioteca…ahí está, esperando volver a ser los mismos de antes.

Los Reyes

Teniendo en cuenta la fecha inolvidable para la infancia, desde esta actividad fomentista se propone el pedido solidario para lograr juntar una cantidad suficiente de golosinas para celebrar esa ilusión del 6 de enero.

“La idea es que los niños pasen por la sede -de a 10 chicos-, tratando de preservar y mantener el distanciamiento, evitando la aglomeración de gente ya que estamos acostumbrados a festejar todos juntos, disfrutando sin condiciones, pero este año todo cambió y hay que ajustarse por el bien de todos”, decía Laura.

En esa línea, detallaba acerca de las donaciones: “Por la situación económica por la que todos estamos atravesados, si pensamos en juguetes es muy complicado, así que pensamos en golosinas, alfajores, galletitas, cosas ricas para que ellos puedan disfrutarlo”.

Y agregaba: “Recibiremos en la sede para los que puedan dar una mano: Larrea 265, barrio el Ceibo, contacto 2323317498. Siempre preparamos para 200 chicos porque a veces vienen de otros barrios porque pasa que están de visita en la casa del vecino de por acá”, mencionaba haciendo alusión a que quieren tener más cantidad de golosinas para que nadie se quede sin su sabroso regalo.

“Vamos a tener todas las precauciones para que salga lindo, lástima que no podemos ofrecer compartir ese hermoso tiempo con ellos, pero bueno, apostemos que pronto terminará todo esto que dejó marcas muy profundas en los chicos, en las familias, cuesta sobrellevar sobre todo para los chicos nuestros que estaban tan acostumbrados a andar, a jugar sin condicionamientos, pero bueno…es lo que nos tocó este año” y remarcaba: “Tal vez en algunos casos nos acercaremos al domicilio, siempre que la familia lo permita, porque pareciera que cada vez está más complicado con los contagios, por lo tanto hay que cuidarse, cuidar al otro, por el bien de todos”.

Laura, como la ilusión de infancia, también espera poder conseguir la suficiente cantidad de golosinas para celebrar ese día especial, para en nombre de los Reyes Magos, entregar esas bolsitas sabrosas en la sede fomentista. Si la ayudamos, si ayudamos a la gente de “El Ceibo”, estaremos ayudando a los de cualquier manera existentes Reyes Magos, pero ante todo, estaremos ayudando a mantener por un tiempo más o mucho, mucho tiempo más, la ilusión de la infancia. Y qué gran motivo de ayuda, ese.