Sobre la mesa quedó apoyada la caja, luego de pasar de mano en mano y de corazón en corazón. Ahí, a todo destello de colores, el tesoro de cercanía entre la gente se abrió y cada parte del contenido fue disfrutado alrededor de esa mesa, en familia, esa noche de esta Navidad que con el acelerado paso de los días hasta nos parece ya lejana. Pero, siempre es tiempo de agradecer. De poder contar qué se necesitó, cómo se logró, qué se sintió.

Esa caja navideña latiendo en colores con su tesoro dulce, ese momento de entrega, apertura y saboreo, se repitió 75 veces. Una imagen, una acción multiplicada por 75. Porque ese fue el número de cajas que llegaron a los puntos de recepción de la campaña NaviDar que desde hace 9 años tiene accionar también en nuestra ciudad, desde aquellos inicios de recepción en el local de videos “Amadeus” hasta estos últimos años con la organización de Noelia Giménez como referente.

Y en un año difícil, cuando hasta a nivel nacional quizás se dudaba de la posibilidad de tener una buena repercusión -porque aunque la solidaridad vive la economía a veces no permite mucho movimiento-, sin embargo pasó NaviDar y lo primero pudo con lo segundo: una satisfactoria respuesta y puntualmente en Luján. 75 cajas con amor en sabores y colores.

Agradecimiento

Luego de la entrega de las cajas recepcionadas -que este año tenían el incentivo de armarlas entre familias y amigos para que sea más accesible la colaboración de cada uno-, Noelia Giménez nos contaba con la satisfacción de lo sucedido: “En nombre de NaviDar y especialmente del punto de recolección Luján, queremos agradecer a cada una de las familias de nuestra ciudad que se sumaron este año tan complicado a la campaña. Superó ampliamente las expectativas. Estamos inmensamente felices”.

Y agregaba detalles de la entrega: “Pudimos entregar las cajas a los comedores ‘El triunfo’, ‘San Cayetano’ y ‘Reubicados’. Agradecemos a Cristina Lavolpe y Julián Marotti, que este año se sumaron como punto de recolección junto con nosotras y eso sumó muchísimo”, sostenía augurando un camino por el que continuarán andando: “Seguirá este equipo firme para este año 2021. Estamos seguros que cada año ayudaremos a más familias gracias a la colaboración desinteresada de nuestra gente lujanense”.

75 cajas… multiplicada alegría para quienes colaboraron, para quienes recibieron. Porque alrededor de una mesa hubo una familia que supo que alguien pensó en ellos para compartir esa tradición de sabores en una fecha especial. Eso, 75 veces.

La utopía… sueño… proyecto… objetivo… ideal: que todos pudiéramos con el trabajo digno y bien pago acceder a lo indispensable material necesitado. Mientras tanto, la solidaridad entendida como tal nos pone a todos en la misma vereda: la del encuentro de corazones.