Ahí está la Salita. Desde el diminutivo de su nombre a la inmensidad de su función. Porque allí se llega cuando la salud se quebranta y todo pasa por recomponerse, por recibir una atención inmediata, por poder sentirse bien.

Ahí, la Salita. Una construcción que deja de ser material cuando de afectos se trata. Porque es del pueblo. Porque está cerca de la plaza y le llegan los sonidos de las risas, esas que muchas veces renacen en sus consultorios y luego de una atención.

La Salita, querida y necesaria, hoy tiene que recibir la ayuda de los mismos vecinos ante diversas carencias, por lo que sin perder tiempo, esos mismos vecinos se pusieron a organizar una campaña con el fin de conseguir la donación de los insumos faltantes. En primera instancia, gasas.

Se solicita ayuda

Con la decisión solidaria, se está pidiendo la colaboración de la comunidad para abastecer de este elemento primordial a la hora de las curaciones. “Hoy nuestra Salita necesita gasas para curaciones, los elementos de primera necesidad para los primeros auxilios”, decía ante nuestra consulta Erica Rissola, referente de este pedido.

“Nuestra Salita es el epicentro de salud de quienes no contamos con obra social. Es el centro donde podemos encontrar atención primaria de enfermería, médico clínico, pediatría, dentista, ginecología y psicología”, mencionaba acerca de los servicios ofrecidos en este espacio ubicado sobre la calle Corrientes s/n, a una cuadra tanto de la plaza principal como de la Comisaría Tercera de Open Door.

“Hace cuatro años se hizo una colecta vecinal para adquirir tensiómetro, termómetros, gasas y cintas hipoalergénicas”, detallaba Erica, quien también fue parte de aquella organización. Y remarcaba: “Para donar se pueden acercar a nuestro CAPS, o bien hago colecta desde mi cuenta personal de Mercado Pago y luego compro los insumos. Hoy logramos adquirir una caja de gasas por 100 sobres para paliar la primera etapa de esta necesidad básica y urgente. Me pueden contactar por Facebook o a mi WhatsApp 2323 347569 para toda aquella persona que quiera sumarse a esta campaña y una próxima donde podamos armar una caja básica de medicamentos”.

Y sumaba el lógico y siempre bienvenido agradecimiento: “Mi agradecimiento al pueblo de Open Door que no hizo oídos sordos y entre todos logramos aunque muy poquito pero un punta pie inicial para continuar una ayuda que es para todos . La Salita es nuestro primer recurso ante cualquier eventualidad”.

Está ahí, con el diminutivo que la caracteriza: Salita. Pero la gran gran función que cumple enclavada al medio de las necesidades de salud de la comunidad del lugar. Bien vale sumarse a la campaña para que no falten los insumos necesarios porque si de necesidad y razón de estar se trata, la Salita ahí está contemplada, como esos lugares indiscutidamente, indispensables.