El 10 de febrero de 1926 amarizó en el puerto de Buenos Aires el hidroavión “Plus Ultra” (Más allá, en Latín). Este avión anfibio fue el primero en realizar la gran hazaña de unir, en vuelo transatlántico, España y América. Y este miércoles se realizó un emotivo acto en el Museo de Transporte.

En la previa de este acontecimiento, tal como informara LUJANHOY, se realizó un gran trabajo para la puesta en valor del histórico hidroavión, que recibió un proceso de acondicionamiento y limpieza para su exhibición.

Fue en mayo de 2020 cuando el Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo y su directora, Viviana Melloni de Mallol, convocaron junto con el presidente y vicepresidente de la Asociación Civil Museo Histórico Enrique Udaondo, Sergio Frascaroli y Eduardo Nolazco, a un grupo de entusiastas pilotos profesionales para el cuidado, limpieza y reparación de algunas piezas del mítico avión Plus Ultra.

Se trataba, tal como contó en su momento este medio, de Santiago Garibotti, Reinero Barral y Cristian Gazali, quienes tuvieron la oportunidad de dar un nuevo brillo a esta joya de la aeronáutica, que realizó aquel histórico vuelo sobre el Atlántico y que hoy se exhibe en el área II del Museo de Transporte del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo.

Su historia

La aviación en sus comienzos fue protagonista de grandes hitos históricos durante las primeras décadas del siglo XX. En esa época de oro, muchos aviadores sorprendieron al mundo uniendo puntos distantes del planisferio por vez primera. Uno de estos vuelos consistió en la primera travesía del Atlántico sur.

El 22 de enero de 1926, desde el Puerto de Palos, España, partió el hidroavión Dornier Do Wal (ballena en alemán) con destino final la ciudad de Buenos Aires. Bautizado con el nombre “Plus Ultra“ (Más allá, en latín), su tripulación estaba conformada por el comandante Ramón Franco, el experto en comunicación Julio Ruiz de Alda, el navegador Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada.

Juntos recorrieron 10.270 kilómetros, empleando 59 horas y 39 minutos, en 7 etapas desarrolladas en 19 días con 7 jornadas de vuelo y a una velocidad promedio de 172 km/h. Llegaron a Buenos Aires el 10 de febrero del mismo año en medio de una triunfal bienvenida. La nave, que pertenecía al Ejército español, llegó a destino ante la multitud que lo esperaba, a las 12.28.

Tal como recordaron desde el Museo Udaondo, el 10 de febrero se divisó en el majestuoso cielo de la ciudad de Buenos Aires el hidroavión. Y las crónicas de ese momento cuentan: “Sobre las aguas del Río de la Plata, por el sudeste, en dirección a Montevideo, apareció un punto oscuro que fue agrandándose, arrancando una ovación continua en la muchedumbre que solo era superada, por momentos, por bombas de estruendo y las sirenas de barcos anclados en el puerto metropolitano”.

El Plus Ultra posee un amplio casco de doble pendiente, totalmente metálico y flotadores de sección aerodinámica para darle mayor estabilidad en el agua. Además, posee radiogoniómetro, elemento utilizado por primera vez en este tipo de vuelos, que permitió a la aeronave mantenerse en la ruta correcta, sin desviaciones en la etapa más larga del recorrido.

Y con sus 17,25 metros de longitud, 22,5 metros de envergadura, un peso de despegue de 7000 kilos y sus dos motores Napier “Lion” de 450 HP, este gran avión histórico es una reliquia única en su categoría.

Una vez finalizado el raid, este avión fue donado a la Armada Argentina por el Rey de España Alfonso XIII y utilizado como avión correo. Y una vez retirado de servicio, fue desmantelado en un galpón de Puerto belgrano hasta que fue reconstruido y cedido a Museo de Transporte de nuestra ciudad.

Al respecto, desde el Complejo Museográfica remarcaron que “hoy es una de las piezas de nuestro patrimonio más requeridas para ser vista, no sólo por el público nacional, sino también por turistas de todo el mundo, pues el Plus Ultra es, sin lugar a dudas, una pieza clave para entender la historia de la aviación.

Emotivo acto

Foto: gentileza Complejo Museográfico Enrique Udaondo

Este miércoles a las 11 se realizó un acto en el Museo del Transporte por un nuevo aniversario de la llegada del Plus Ultra a la Argentina, hace 95 años.

Del acto conmemorativo participaron los miembros de la Asociación Civil Museo Udaondo, autoridades municipales, miembros de la Junta de Estudios Históricos y también el Padre Lucas.

La directora del Museo Udaondo, Viviana Melloni de Mallol, destacó el significado de esta pieza, más allá de la hazaña y el cambio en el ámbito de las comunicaciones. Y también explicó el compromiso en la refuncionalización del espacio y la ampliación de la información sobre las piezas.

Cristian Gazali, uno de los responsables del mantenimiento del hidroavión, habló de su experiencia en la conservación, tanto del casco como de instrumental. Y también se recibió “la donación por parte de Fernando Parodi de un álbum de época ‘Homenaje a los héroes del Plus Ultra’ (1926)”, destacaron desde el Complejo Museográfico.

Por su parte, Sergio Frascaroli, presidente de la Asociación Civil Museo Histórico Enrique Udaondo, señaló a LUJANHOY que “se trata de un acontecimiento único para aquella época, comparado con la llegada del hombre a la luna. Es una travesía que cruzó el Atlántico de Norte a Sur, que dio pie luego a las travesías a nivel mundial, con el avión más moderno que existía en el mundo y que realmente produjo un hito en la historia de la aviación”.

Y añadió que “es recordado por todo el mundo. Por ahí nosotros no le damos el valor que tiene, pero realmente hasta la agencia EFE va a publicar este video que hicimos nosotros en su página web, para que vean la importancia que le da a España y el mundo a este acontecimiento de la aeronáutica, una travesía impensada para esa época, prácticamente sin ayuda de navegación y un viaje que duró 60 horas, con un montón de peripecias. Y lo tenemos acá y hay gente que viene de todas partes del mundo”.