Aquietadas las luces. Detenido el escenario. Inaudibles los aplausos. Con tristeza el teatro. Así pasaron los meses inesperados ante la inesperada situación sanitaria del mundo, modificando la mayoría de las actividades que tuvieron que indefectiblemente hacer un alto y…esperar.

En medio de esas actividades, el teatro, por ejemplo. Acallado en voces, extrañando palmas, tensando la necesidad de descorrer el telón, conviviendo con los deslucidos maquillajes sin uso, ante un espejo sin artista.

Pero… las luces vuelven. El público regresa. Y “La Mariana” está vibrando otra vez. Porque pudo adaptar su espacio al aire libre para poder retomar las actividades, por lo que desde este verano, viene ofreciendo diversas funciones, con todos los cuidados sanitarios tenidos en cuenta.

Aplausos bajo el cielo

Con el entusiasmo y la tan organizada tarea que viene llevando a cabo como directora de la sala, Mónica Mazzolo nos contaba acerca de la situación vivida en este contexto de la pandemia: “Como todos los años, desde que me hice cargo de la sala en julio de 2016, los meses de enero y febrero se utilizan para seguir avanzando en la realización de mejoras y equipamiento de la sala, aprovechando el dinero que fue dejando el año. El 2020 no fue diferente, comenzó enero con arreglos de puertas, colocación de telones, patas, etc., mientras se iba armando la programación que comenzaría a fines de febrero. Solo se pudieron realizar dos funciones, una en febrero y otra a principios de marzo, luego… la noche más larga y más triste que pudo haber vivido el teatro, todo, desde que tengo memoria”, decía Mónica, para describir una postal de ese tiempo: “Solo era cuidar el espacio, sacar tierra, revisar que todo estuviera cubierto y regar plantas. Lo demás… silencio”.

Un silencio que se extendió por todos los meses de la cuarentena hasta que se habilitaron diversas aperturas, como la actividad teatral: “Cuando me informan, a mediados de diciembre que se habilitarían los espacios al aire libre, lo convoco a Marcelo Severino y pido su ayuda para poner en valor el patio del fondo de la Sociedad Francesa y así habilitar un espacio que, además de apropiado en cuanto a la necesidad de cumplir con los protocolos solicitados, es muy acogedor y ofrece una hermosa vista de las torres de la Basílica”.

Y remarcaba la importancia del aporte de la tarea de ambientación: “Un párrafo aparte merece la colaboración de Marcelo, ya que sin su ayuda nada de lo que se hizo, hubiese sido posible”.

Una vez rearmado el espacio y adecuado para la actividad, todo comenzó a tener augurio de aplausos. “A partir de allí comenzaron a sumarse elencos y en enero pudimos ofrecer, con hermosa afluencia de público -considerando que solo se admiten 40 espectadores-, tres funciones del espectáculo de transformismo ‘Fueg@s Artificiales. En febrero estos artistas se presentarán el sábado 20 con un nuevo espectáculo y el sábado 27 se presenta Luis Vallejo con su espectáculo musical ‘En concierto’. En todos los casos y para que el público tenga la tranquilidad de que será cuidado, realizamos la venta de entrada o la reserva anticipada, eso garantiza que cuando llega ya encuentra el espacio preparado con el distanciamiento adecuado. Al ingresar se les toma la temperatura, se les ofrece alcohol sanitizante y se le toman datos personales que se reservan durante 14 días”, señalaba Mónica.

Las funciones tienen una entrada general de 300 pesos, siendo de 250 pesos para Socios de la Sociedad Francesa y jubilados. Además, hay una Promoción de dos entradas por 500 pesos. Y se pueden realizar las reservas al teléfono (2323) 638776.

El telón es el cielo gigante que se asoma al espacio al aire libre de La Mariana, que tiene una escenografía de estrellas en un febrero con los protocolos bien tenidos en cuenta y la vibrante sensación de algo que ya es certeza: artistas y público, nuevamente juntos.