A través de una convocatoria denominada “#27F – Se acabó. Renuncien”, vecinos autoconvocados de Luján, en apoyo a la iniciativa de la agrupación “Campo + Ciudad – Guardianes de la República”, volvieron a marchar este sábado en vehículos por las calles de la ciudad para hacer escuchar sus reclamos contra el Gobierno. La movilización y caravana de autos se replicó en diversas ciudades del país también bajo el lema “#27FTodosALasCalles”.

Tal como sucedió en noviembre del año pasado, los automovilistas se congregaron en la rotonda de ingreso al hipermercado Walmart. Y minutos después de las 18 partieron y recorrieron avenida Nuestra Señora de Luján hasta 25 de Mayo, desde allí hacia avenida Humberto y luego por San Martín hasta 9 de Julio. Y una vez completado el circuito, otra vez recorrieron 25 de Mayo, Humberto y San Martín.

En ese marco, la caravana de autos -esta vez menor a banderazos anteriores- volvió a movilizarse por las calles céntricas agitando banderas argentinas y haciendo escuchar el sonido de sus bocinas. La manifestación en nuestra ciudad fue convocada a través de las redes sociales.

A medida que los autos fueron avanzando por la calle San Martín en dirección a la Plaza Belgrano, algunos vehículos se sumaron desde las calles transversales. Y también volvieron a participar vecinos de a pie con carteles y banderas, que saludaron el paso de los autos en la puerta de la Municipalidad.

Respecto de la convocatoria, algunas de las consignas con las cuales resolvieron salir nuevamente a las calles fueron “Se acabó la tolerancia al nepotismo y la corrupción”, “Se acabó el país donde los funcionarios cometen abusos sin pagar las consecuencias” y “Se acabó la costumbre de culpar a la oposición, al periodismo o a los ciudadanos ante cada barbaridad que no pueden ocultar”.

Y en esa línea, agregaron que “esta vez marchamos para exigir la renuncia inmediata de todos los involucrados en el escándalo de los vacunados VIP, desde quienes recibieron la vacuna o la gestionaron para familiares y amigos, hasta el último funcionario que, sabiendo de esto, no lo denunció de inmediato. Le toque a quien le toque y caiga quien caiga”.