En Luján, la Asamblea Feminista se preparó desde febrero para marchar este lunes por las calles de la ciudad y realizar distintas intervenciones para visiblizar las desigualdades existentes, las violencias machistas, los distintos reclamos y seguir marcando agenda pública y política.

El Paro de Mujeres y Disidencias que se inicia en nuestro país se fue extendiendo a América Latina y luego se constituyó en un hito a nivel mundial. Y hoy comprende a más de 60 países. Una de las consignas trasnversales es: “Si nuestras vidas no valen produzcan sin nosotras”.

En Argentina el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) por la pandemia de coronavirus han recrudecido las violencias de género y han dejado al desnudo las desigualdades estructurales. Según el observatorio Lucía Pérez, en Argentina hasta el 21 de febrero se cometieron 59 femicidios.

Dentro de los reclamos más destacadas se pueden mencionar la Reforma Judicial con Perspectiva de Género, más políticas públicas, abordajes integrales de las situaciones de violencia, mayor presupuesto y la efectiva implementación de la Ley de Interrupción de Embarazo, además de la articulación entre las instituciones del Estado.

“La creciente ola de femicidios y el caso de Úrsula Bahillo le quitó el velo a un sistema tan ineficaz como machista, que tiene la urgente necesidad de hacer profundos cambios para que la violencia machista no nos arrebate una más”, apuntaron.

Marcha

Este lunes por la mañana, en el marco del Día Internacional de la Mujer y el Paro Internacional de Mujeres Trabajadoras, cientos de mujeres, lesbianas, travestis y trans marcharon carteles y banderas alusivas desde San Martín y General Paz y en su recorrida se manifestaron en lugares estratégicos.

En primer lugar hubo una intervención en el Consejo Escolar. Luego, la gran columna de mujeres, disidencias y organizaciones feministas se detuvo en la esquina de Humberto, donde se encuentra un banco rojo en uno de los boulevares.

Allí, quienes tomaron la palabra se refirieron, entre otras cuestiones, a los femicidios y transfemicidios cometidos en el último tiempo contra Guadalupe Curual, de 21 años; Fabiola Pamela Ramírez, de 22 años, y Úrsula Bahillo, de 18 años.

“Este banco rojo simboliza a todas las compañeras que perdimos en manos del patriarcado. Está emplazado en memoria de las mujeres que fueron asesinadas por quienes decían amarlas. En lo que va de este año, 69 compañeras fueron asesinadas por ser mujeres, trans o travestis. Fueron asesinadas por querer ser libres. Estamos hartas. No queremos más prácticas patriarcales. No queremos más femicidios. No queremos más bancos rojos”, apuntaron.

Además, agregaron: “Por eso hoy nos convoca y nos moviliza el deseo urgente de que las cosas cambien. De verdad, sin discursos maquillados y con políticas públicas que cuestionen y cambien todo. El Estado es responsable. En ellos está el poder de cambiar las cosas, y no hay excusas que valgan cuando una mujer muere con el Estado dándole la espalda.

Y por último, remarcaron que “este banco rojo refleja la memoria de las compañeras víctimas de femicidio. Esas compañeras están acá con nosotras. Hoy, más presentes que nunca, marchan con nosotras: salimos a la calle, porque acá están nuestras luchas y nuestras conquistas. ¡Que la memoria valga! Basta de bancos rojos, que el Estado se haga cargo: ¡políticas públicas de género, ya!”

Después, avanzaron por San Martín hasta el Juzgado de Paz y desde allí continuaron por la principal arteria céntrica hasta la Municipalidad. Y mientras las manifestantes cantaban desde la calle y otras tiraban papeles picados desde el balcón, un grupo decidió ingresar al hall del Palacio Municipal y desplegar una bandera.

La marcha prosiguió hacia la Basílica y desde allí avanzaron hasta la Fiscalía, donde reiteraron con fuerza el reclamo por los casos de abusos sexuales y femicidios ocurridos en nuestra ciudad. Además, se realizó la intervención artística “Justicia manchada con sangre”, donde se representaba la Justicia con perspectiva de géneros y la Justicia machista. Pero no se pudo desarrollar como las mujeres pretendían porque desde la Fiscalía bajaron la persiana metálica y las manifestantes intentaron impedirlo.

A continuación, caminaron hasta la Comisaría y luego se dividieron las columnas, ya que la movilización avanzó hacia la Dirección de Géneros y la Secretaría de Trabajo, mientras que algunas organizaciones que forman parte del gobierno –tal como cuestionaron desde la Defensoría de Géneros Luján– resolvieron dirigirse directamente a la Municipalidad.

Y una vez todas juntas en el Palacio Municipal, se leyó un documento redactado especialmente para este día.

El Paro y la movilización del #8M llegaron para quedarse y Luján tuvo su réplica.

Fotos: LujanHoy