El congelamiento de los alquileres concluirá a fin de mes, tras lo cual propietarios e inquilinos deberán acordar cómo continúan los contratos y el financiamiento si hubiera deuda acumulada, al tiempo que desde el Gobierno afirman que “no habrá posibilidad de desalojos sin mediación”.

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, anticipó en los últimos días a Télam que el 31 de marzo, cuando venza el decreto que congela alquileres y prohíbe desalojos, “no habrá extensión”.

El funcionario aseguró que tras el descongelamiento “no habrá posibilidad de desalojos sin mediación”, dado que “lo más fuerte en la reglamentación de la Ley de Alquileres es la mediación de los desalojos y la inscripción en AFIP de los contratos”.

La Ley de Alquileres establece que el Ministerio de Justicia debe facilitar ámbitos de mediación y arbitraje gratuitos o de bajo costo para la resolución de conflictos derivados de los alquileres.

En tanto, la obligatoriedad de inscribir los contratos en AFIP entró en vigencia la semana pasada, y los propietarios que no tengan registrado el contrato podrán ser multados, al tiempo que no podrán llevar adelante juicios de desalojo.

En el caso de que se haya acumulado deuda, el decreto contempla que los inquilinos deberán pagar las deudas de alquileres en un plazo de 6 a 12 meses, sin punitorios.

Según Inquilinos Agrupados, los resultados de la encuesta nacional a inquilinos de enero arrojó que el 40% no sabe dónde va a vivir cuando finalice el decreto. En tanto, el 35,7% no pudo pagar el alquiler de enero o lo abonó parcialmente, lo que “los ubica en una situación de posible desalojo”.

Además, Télam recordó que días atrás el Consejo Federal de Colegios Inmobiliarios de Argentina (Cofeci) señaló que “continuar con la prórroga indefinida del DNU con las actuales condiciones establecidas, profundiza la problemática de los inquilinos, propietarios e inmobiliarios, generando una incertidumbre angustiante”.

En ese sentido, la entidad propuso la creación de una “tarjeta alquilar”, para subsidiar a los inquilinos y aplicar programas de financiamiento para aquellos inquilinos que hayan generado deudas durante la prórroga del DNU.

El ministro Ferraresi se refirió al endeudamiento de los inquilinos y dijo que a partir de abril “vamos a tener datos concretos de las familias vulnerables y aplicaremos distintas políticas”.