Con motivo de conmemorarse el 45º Aniversario del Golpe de Estado Cívico-Militar, ocurrido el 24 de marzo de 1976, este miércoles por la tarde se realizó el tradicional acto en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, el cual es organizado por la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos Luján.

La actividad, que se desarrolló en la Plazoleta de los Derechos Humanos, ubicada en la intersección de avenida Constitución y las calles Doctor Real y Belgrano, contó con la presencia de familiares y amigos de los detenidos desaparecidos en Luján; funcionarios municipales, entre ellos el intendente Leonardo Boto y el jefe de Gabinete, Matías Fernández; dirigentes políticos; referentes de organizaciones sociales, culturales, educativas y barriales, y vecinos en general.

En primer lugar, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y luego se leyeron los nombres de los 26 lujanenses desaparecidos (Ver más abajo), acompañados cada uno de ellos por la expresión: “¡Presente! ¡Ahora y siempre!” En ese contexto, se destacó la incorporación de Pablo Alberto Finguerut, militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores que fue secuestrado el 12 de mayo de 1977 en Cortínez.

Luego, se dio lectura a un extenso documento especialmente elaborado por la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos – Desaparecidos Luján a 45 años del Golpe de Estado, que está acompañado por la firma de organizaciones políticas, sociales, gremiales, culturales y educativas y que repasa los hechos previos, analiza el período de la dictadura y cuestiona el accionar de algunos sectores en la actualidad.

En este sentido, sostuvieron que “la lucha por la Memoria no se detiene. Parte de la tarea militante de la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos es la permanente reconstrucción de lo acontecido en nuestra ciudad y como resultado de ello este año hemos incorporado a un nuevo compañero detenido desaparecido: Pablo Alberto Finguerut. Pablo fue militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores y fue secuestrado el 12 de mayo de 1977 en Cortínez, en el mismo operativo en el que desaparecieron a su compañera Raquel Rinna Menna y a Georgina Simerman”.

Y agregaron que “la Memoria se reactualiza así cada año para seguir levantando las banderas de nuestras y nuestros 30.000 compañeros militantes populares y revolucionarios que fueron detenidos y desaparecidos por la dictadura genocida”.

Foto: LujanHoy

A su vez, remarcaron que “aquí estamos, una vez más, para ponerle “luz” a esta ciudad. “Luz” que solo puede ponerse a través de la verdad, que cada vez que sea necesario contaremos. La Verdad sobre la historia de nuestras y nuestros 26 compañeros detenidos desaparecidos, la Verdad sobre lo que con ellas y ellos sucedió, la Verdad sobre lo acontecido en Luján durante los oscuros años de la dictadura”.

En esa línea, expresaron que “solo la Memoria y la Verdad permitirán profundizar el camino de la Justicia. Una Justicia que nos permita seguir avanzando, aunque más rápidamente, en los juicios por los crímenes de lesa humanidad y que no dilate las sentencias condenatorias para los genocidas y sus cómplices civiles, tal como está sucediendo con la Causa Ford, que constituyó un ‘hito’ en la judicialización de la responsabilidad empresarial con el terrorismo de estado. Justicia que permitirá condenar a los culpables de las desapariciones de militantes de Luján a partir de causas cuyos juicios están en curso como las de Vesubio III, centro clandestino en el que estuvo secuestrado Ricardo Palazzo, y el juicio Brigadas, que incluye el Pozo de Quilmes, donde estuvo secuestrado Carlos Fernández”.

Y afirmaron que “necesitamos una justicia verdaderamente adecuada a la Democracia, no solo para seguir avanzando en la condena de los delitos cometidos durante la dictadura, sino que se ajuste a las urgencias de nuestro tiempo. Para ello es necesario que prontamente se haga una Reforma Judicial que reactualice este poder y que intervenga con celeridad desde enfoques correspondientes según los casos, tal como lo demanda el aumento de femicidios que la Justicia debe encarar si o si desde una perspectiva de género. Perspectiva en la que también deben formarse las fuerzas de seguridad”.

Luego, las vecinas y militantes Griselda Cugliati y María Ester Mazza leyeron poemas. A continuación se puso a disposición de todos los presentes un micrófono abierto para que expresen sus sentimientos y pensamientos a 45 años del Golpe de Estado.

Y finalmente, como cierre del emotivo acto, se plantó un árbol y se descubrió una placa de la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos Luján que reza: “1976 – 24 de marzo – 2021 A 45 años del golpe genocida PLANTAMOS MEMORIA ¡Son 30.000!”

Foto: LujanHoy

Los 26 detenidos desaparecidos en Luján

Jorge Elischer
Julio Navarro
Graciela Erramuspe
Vicente Pascarelli
Carlos Durán
José Orellana
Rosa María Cano
Carlos Fernández
Omar Siina
Ricardo Palazzo
Dardo Sebastián Dorronzoro
María de los Ángeles Torres
Georgina Simerman
Enrique Guerrero
Juan Carlos Barroso
Alcides Ramírez
Mónica Mignone
Raúl Aguirre
Hilda Vergara
Rubén Maggio
Arnaldo Buffa
Oscar Peralta
Irma Tardivo
Pedro Núñez
Raquel Mena
Pablo Alberto Finguerut

Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Es el día en el que se conmemoran en nuestro país las muertes de miles de civiles producidas por la última dictadura militar que gobernó a la Argentina, autoproclamada Proceso de Reorganización Nacional. Fue justamente un 24 de marzo de 1976 cuando se produjo el Golpe de Estado que depuso al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, dando inicio a la dictadura militar más sangrienta de la historia argentina.

El 2 de agosto de 2002, el Congreso de la Nación Argentina promulgó la Ley 25.633, creando el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia con el fin de conmemorar a las víctimas, pero sin darle categoría de día no laborable. Tres años después, durante la gestión del presidente Néstor Kirchner, se impulsó desde el mismo Poder Ejecutivo Nacional que la fecha se convirtiera en un día no laborable e inamovible.

A raíz de ello se produjo un debate, en el cual opositores al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo recalcaron que al ser feriado nacional pretendía una festividad, mientras el oficialismo sostuvo que “no hay posibilidad de que ninguno pueda ignorar el hecho”.

Finalmente, con el apoyo de Organizaciones de Derechos Humanos como Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo, el proyecto se convirtió en Ley.

En 2017, el expresidente Mauricio Macri mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), ordenó que el feriado sea movible. La decisión fue ampliamente criticada por Organismos de Derechos Humanos, sus propios aliados del gobierno nacional y la población en general.

Y la presión social por conservar una fecha que ya es icónica en las efemérides argentinas, logró que se diera marcha atrás con el DNU y se conservara en su fecha original.