En el marco del plan integral de obras de la Cuenca del río Luján, avanza la construcción del nuevo puente de la localidad de Olivera. La obra apunta a aumentar la capacidad de evacuación de los caudales, facilitar el escurrimiento de aguas y contribuir a la mitigación de inundaciones.

Los trabajos comenzaron el año pasado con la construcción de un paso alternativo para garantizar la circulación del tránsito liviano entre Olivera y la vecina Goldney, y continuaron con la demolición del viejo puente y la remoción de escombros.

“Actualmente se trabaja en la construcción de los pilotes de la nueva estructura, que se ubicarán más abiertos para evitar la obstrucción del curso de agua y los endicamientos que se producen por acumulación de ramas y residuos”, señalaron desde la Comuna.

Al respecto, el intendente Leonardo Boto señaló que “es una obra importante para los vecinos de la localidad de Olivera porque al tener una boca más ancha y pilotes más distanciados, el nuevo puente va a permitir que el agua corra mejor en caso de que se produzca una crecida. Al contar con una calzada más amplia, también va a mejorar el tránsito de vehículos”.

El futuro puente tendrá siete metros de ancho -uno más que los seis de la estructura actual- y contará con pilotes, cabezales, losas y calzadas de hormigón H25, además de defensas vehiculares en sus laterales.

Las obras son financiadas por la Dirección de Saneamiento y Obras Hidráulicas, dependiente del Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires.