Varias familias del barrio Lanusse solicitaron la difusión de un reclamo vecinal ante la preocupación que les genera la presencia en la zona de personas que han sido acusadas de hechos delictivos en otros barrios y que ahora vivirían en la zona cercana al Tanque del Agua Corriente, pero del lado del barrio.

En la carta enviada, que se titula “¡Basta de inseguridad!”, explicaron que “hace un tiempo varios vecinos tenemos preocupación e impotencia. A nuestro barrio llegaron personas con antecedentes delictivos y eso nos inquieta”.

Al respecto, afirmaron que “no es solo juzgar por hechos del pasado, sin aceptar una posible reinserción en la sociedad. Hace unos pocos días, fueron nuevamente protagonistas de un robo ocurrido en la zona, por lo que damos por sentado que siguen en su camino de la delincuencia”.

“Estos vecinos en cuestión, llegaron a nuestro barrio para instalarse en una vivienda en la calle Jujuy, luego de ser ‘echados’ por los vecinos del barrio Santa Elena. Ante la impunidad con la que se manejaban en sus acciones delictivas, se generaron disturbios. Lejos de justificar un hecho semejante, comprendemos el sentimiento de miedo, bronca e impotencia… algo que nos sucede ahora a nosotros”, apuntaron.

Y añadieron que “luego de ese lamentable episodio, lo único que al parecer cambió fue el domicilio de estos delincuentes, ya que la certeza de que sus actos delictivos continúan lo pudimos constatar con el último episodio de robo perpetrado el domingo 28 de marzo, en horas de la madrugada”.

Al respecto, remarcaron que “estamos conviviendo con personas que ojalá sean contenidas y acompañadas para que puedan dejar su accionar de malvivientes, pero por ahora siguen así y nosotros, preocupados”.

“Hacemos público nuestro desagrado y esperamos que se involucren los funcionarios correspondientes para llegar a una solución efectiva. En otros barrios no los dejaron quedarse. Nosotros tampoco los queremos acá”, concluyeron los vecinos.