“Se me quemó mi casita… y se me quemaron los botines”, dijo como queja y lamento en el universo siempre especial de la niñez. Es que con sus cinco años, Félix tuvo que pasar por ese instante eterno de fuego que le llevó la casa y, claro, sus tesoros, como esos botines que tanto extraña.

Es el más pequeño de la familia Romero, que fue la damnificada por el incendio que se desató el 7 de mayo en el barrio Juan XXIII. Y junto con su hermana Nahiara de 7 años extrañan: ella sus muñecas y el celular con el que en esta virtualidad de clases hacía sus tareas y él, la pelota, su conjunto de River y los tan queridos calzados para construir goles.

Una familia triste pero una familia agradecida, porque Alejandro y Luz junto a sus pequeños, todavía están incrédulos de cómo la comunidad ha acercado su ayuda en este tiempo difícil que les ha tocado vivir.

“Luz y Ale quieren agradecer de corazón a ‘Uniendo lazadas’ -confecciones de frazadas-, a la Peña sanlorencista ‘Agustín Irusta’, a los vecinos del Juan XXIII que los ayudaron un montón, a Paula Cepeda y Sandra Gatica por prestar la Sociedad de Fomento donde la gente lleva sus donaciones. Mil gracias a todos, seguro que nos vamos a olvidar de alguien”, nos contaba Alejandra Martínez, familiar y portavoz en este caso de las palabras de agradecimiento de la familia.

“Ellos en este momento necesitan materiales para construir su casa, ladrillos, ventanas, puertas. Si alguien puede donar, ellos los pasan a buscar por donde sea, ya que Acción Social no les da respuesta”.

Se necesitan premios para el bingo

Mucha ayuda han recibido, ropa, calzado, artículos y elementos para lo cotidiano y para mientras tanto, acomodar el garage de la casa del papá de Luz donde se están rearmando también en lo emotivo, ya que el dolor por las pérdidas totales es muy grande, más que nada teniendo en cuenta que también se perdieron maquinarias con las que Alejandro ejercía su oficio de panadero como sustento de la familia.

“Esta semana se va hacer un Bingo Solidario, lo hace Susana Perelli, ella es vecina y también todo lo recaudado es para los chicos y lo que necesitamos para este evento, son premios para el sorteo”, decía Alejandra Martínez, que nos pasaba su teléfono como contacto para que -ojalá- muchas personas y comerciantes puedan colaborar con algún objeto o artículo para la realización del Bingo: (02323) 601348. También pueden contactarla a su Facebook personal.

¿Y si apareciera un conjunto del Millonario de la talla de Félix? ¿Y si un par de botines volvieran a hacer gambetas en sus pies? ¿Y si Nahiara tuviera más de una muñeca? ¿Y si le llegara un celular aunque sea usado que la uniera con su escuela otra vez?

Esa niñez que pasó por el humo y las cenizas, seguramente volvería a empezar a ver los colores otra vez. Y sus papás, viendo a sus chicos reír, reirían un poco también mientras reconstruyen su hogar con el mejor de los cimientos: la solidaridad de la gente.