Las clases presenciales en forma gradual vuelven a partir de este miércoles en todos los niveles de enseñanza en las escuelas del conurbano bonaerense, según anunció el gobernador Axel Kicillof, quien explicó que la medida se debe a que la provincia dejó de ser zona de la “alarma epidemiológica” por el descenso de casos de coronavirus.

Y Luján es uno de los municipios que lo hará en diversos establecimientos educativos. Sin embargo, esa presencialidad se realizará de acuerdo con los protocolos que se habían establecido al inicio del ciclo escolar hasta que debió ser suspendido y pasar su totalidad a la modalidad virtual por la llegada de la segunda ola del coronavirus.

Protocolos en las escuelas

La vuelta a clases contará con la presencia de medidores de dióxido de carbono en 33 mil establecimientos educativos para medir si en el aire puede haber elementos de contagio y regular la ventilación de los ambientes, teniendo en cuenta que se trata de meses de bajas temperaturas que requieren calefacción.

“El monitoreo de CO2 permite regular el nivel de apertura de las puertas y ventanas necesario para una adecuada ventilación que mitigue el riesgo de contagio”, expresó el gobernador Axel Kicillof.

Además, anunció la implementación de un Plan de Vigilancia Epidemiológica en las escuelas, a través de testeos aleatorios que servirán como muestra de la situación epidemiológica en las instituciones educativas.

El protocolo establece que cada escuela, de acuerdo con la infraestructura y espacio de las aulas con las que cuenta, diseñe un sistema de rotación presencial semanal de sus alumnos.

Entre otras medidas de cuidado, se encuentran el uso obligatorio de tapabocas para estudiantes, docentes y auxiliares; la distancia social entre estudiantes y docentes, de al menos de un metro y medio entre estudiantes y de dos metros del docente en el aula, y de otros dos metros en espacios comunes.

También contempla la higiene frecuente de manos (al menos cada 90 minutos), el control de temperatura al ingreso del establecimiento (máximo 37,4º C), la ventilación de los ambientes (al menos cada 90 minutos) y el mantenimiento de las puertas y ventanas siempre abiertas.

La organización de los ingresos y egresos de las escuelas se realiza en horarios escalonados que eviten la concentración de personas, como pautar 15 minutos de diferencia entre los horarios de salida y entrada de los grupos de estudiantes.

A su vez, el Plan Jurisdiccional para el Regreso Seguro a Clases Presenciales establece también pautas para la organización institucional de las escuelas para posibilitar el distanciamiento social, la adecuada circulación de aire, la limpieza y desinfección de los establecimientos y la higiene personal.