El 13 de junio se inició una causa caratulada “amenazas coactivas, daño y atentado a la autoridad”. ¿El motivo? Una persona denunció que se encontraba en su lugar de trabajo, en virtud del cuidado y resguardo del predio que posee una casilla y un baño químico en el barrio Juan XXIII, donde está proyectada la instalación de una antena telefónica de la empresa “Nacich Guzmun”, cuando fue sorprendido por un sujeto que causó destrozos.

La víctima relató que mientras cumplía funciones de sereno y empleado de seguridad, “se presenta un sujeto masculino que comienza a realizar disparos al aire con un arma, para luego intimidarlo con el arma y obligarlo a que abandone su puesto de trabajo, oportunidad que aprovechó para incendiar la garita de seguridad que se encontraba emplazada en el predio”.

En el marco de la investigación, personal del Gabinete Técnico Operativo (GTO) de la Comisaría Luján Primera, “a raíz de una minuciosa investigación, reunió pruebas fílmicas de domos de monitoreo municipal y privado, y declaraciones testimoniales, las cuales como resultado arrojó la identificación del autor material del hecho”, señalaron.

De esta manera, tras un informe a la Agente Fiscal, evaluó pruebas e indicios y otorgó un allanamiento que fue avalado por el Juzgado de Garantías en turno, ordenando “una orden de registro con facultad de allanamiento y secuestro sobre un domicilio del barrio Juan XXIII”, agregaron.

En ese contexto, personal policial de la calle Las Heras, junto con efectivos de las subdependencias, “se constituyó en el lugar determinando que el imputado no estaba en la casa desde hace varios días, por lo cual actualmente se encuentra en calidad de Prófugo”.