La pandemia puso en pausa los escenarios, pero no la pluma y la actitud creativa de quienes viven en la escena, la vida elegida. Porque si el actuar se detuvo por ese tiempo difícil que ya pasamos, no se detuvo la vocación y espera y necesidad de estar, ser y hacer, arte.

En este caso, desde el teatro. Así que celebrando este nuevo tiempo casi casi parecido al de antes de la pandemia, el teatro revive y presenta las propuestas de nuestros grandes artistas lujanenses: en “La Mariana”, José Ithurrart y un gran elenco haciendo “Un ramo de flores podrido y maloliente”, que ya tuvo su primera función y ahora apuesta a más aplausos aún, este sábado a las 21 en la sala de Francia 1051.

Como catarsis

La definición la propone el autor y director de esta obra, José Ithurrart, que acerca de la misma, nos contaba que “un ramo de flores podrido y maloliente es lo incorrecto devenido en hecho teatral. Todos los tópicos sociales, humanos y de toda índole tienen lugar en la propuesta. Entonces, ¿qué hace la gente ante tanta desmesura? Ríe de principio a fin como si se tratara -se trata- de una catarsis. ‘Es tan extrema como la vida misma’, dijo una psicóloga la noche del estreno”.

Y desde la misma pasión por el teatro que le desborda desde su tono de voz y su esencia como artista, señalaba: “Nosotros amamos hacerla. Y como no podía quedar solo acá, la llevamos a Mercedes en octubre y noviembre”.

Y en ese “acá” se refería entonces a las funciones en el Teatro La Mariana -resta la de este sábado-, donde el elenco integrado por Fabián Sigot, Matías Scándalo, Darío Scarnatto, Pablo Carrasco y Marcos Agüero, ponen en escena a las cinco protagonistas que aunque estén en el escenario con sus vivencias, bien podrían estar y ser parte de las vivencias del público si se dispone a dejarse movilizar por el texto y actuaciones.

“Puedo asegurarles que conviene asomarse al espanto”, decía el director a modo de invitación para entonces movilizarse en risas y en esa realidad que está y a veces no vemos.

“Asomarse al espanto”… decía José Ithurrart. Asomarse nuevamente y necesariamente, siempre, al teatro.

Las entradas cuestan 700 pesos y jubilados 550 pesos. Las reservas se pueden realizar al nuevo teléfono de la Sala: (2323) 274969.