El Municipio anunció la puesta en marcha de los trabajos de ampliación y renovación de las instalaciones del Taller Protegido Municipal, con el objetivo de mejorar las condiciones de trabajo de las y los operarios.

La intervención incluye la ampliación del Salón de Usos Múltiples, para generar mejores condiciones de trabajo y sumar nuevos proyectos productivos. También se construirán nuevos ingresos accesibles tanto en el frente como en el contrafrente.

Asimismo, se demolerá la cocina existente y se construirá una más amplia en otro sector, con el propósito de optimizar el espacio, y se renovarán las instalaciones eléctricas, de agua y gas.

Además, se avanzará con la reforma del baño existente, la construcción de un nuevo baño para personas con discapacidad y la renovación de las instalaciones cloacales.

“Son trabajos que tienen que ver con ampliar las circulaciones, darle continuidad a los distintos sectores y mejorar los servicios para que sea un espacio más seguro y accesible. Además, la ampliación del Salón de Usos Múltiples nos va a permitir mejorar la capacidad de producción, y la nueva cocina nos proporcionará un ámbito más cómodo para el dictado de talleres gastronómicos y la futura producción de panificados”, explicó la subdirectora de Discapacidad, Analía Suárez.

Ubicado en el predio del Hogar Granja Padre Varela, el Taller Protegido Municipal genera un espacio de inclusión laboral para 16 operarios y operarios, que concurren de lunes a viernes de 8 a 14. Allí confeccionan escobillones, alfombras, plantines y artesanías, entre otros productos, que luego son vendidos en el mercado local.

La iniciativa se enmarca en el Programa de Mejoramiento de la Infraestructura Institucional de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS), financiado con recursos provenientes de las leyes 24.452 y 25.730.