El Consejo Permanente para la Seguridad Ciudadana mantuvo diversas reuniones en las últimas semanas. Uno de los encuentros fue el miércoles pasado con los vecinos del barrio San Emilio, en el marco de la asamblea mensual abierta.

Durante la reunión estuvieron presentes el secretario de Seguridad, Adrián Feijoo; el director de seguridad, Pablo Hammer; el encargado de la Comisaría Luján Segunda, Oscar Donati, y los concejales Alejandra Juárez y Gabriel Jurina, además de gran parte del Consejo Permanente para la Seguridad Ciudadana que está conformado por vecinos, comerciantes, sociedad de fomentos y ONGs entre otros.

Días previos a la reunión, los vecinos del barrio San Emilio se habían puesto en contacto con miembros del Consejo para acercar la problemática de seguridad que están atravesando especialmente por la falta de luminarias en el barrio. A partir de este diálogo, desde el Consejo se articuló con los actores que podían ayudar a la resolución del tema.

Finalmente, con una importante participación de vecinos, se llevó a cabo el encuentro. Participaron un total de 15 personas, donde cada una de ellas relató “los hechos de inseguridad que vienen atravesando durante estos últimos años y la necesidad imperiosa de las luminarias públicas, que por cuestiones no claras desde el año 2016 no se podían poner en funcionamiento”, explicaron desde el Órgano.

“Se escucharon atentamente los relatos y, como Consejo, tratamos de encontrar la manera de cómo poder ayudar y brindar posibles soluciones a tal situación. Al poner sobre la mesa esta situación y el Consejo cómo vínculo con los vecinos, se logró articular a todos los actores y buscar una solución urgente”, agregaron.

En ese marco, el pasado viernes la Cooperativa Eléctrica comenzó con el recambio de focos, la colocación de un medidor y todo lo referido para que el barrio vuelva a contar con energía eléctrica.

En ese sentido, desde el Consejo de Seguridad, remarcaron que “gracias al trabajo conjunto de todos y, especialmente, del área de Infraestructura de Municipio se ha corregido una deuda histórica y que hoy pone al barrio en otro lugar tanto en la seguridad cómo en el mapa de nuestra ciudad”.