Foto: Pepe Mateos, publicada por Télam

El presidente Alberto Fernández asistió a las 13 a la “Misa por la Paz y la Fraternidad de los Argentinos”, que se desarrolló en la Basílica Nacional Nuestra Señora de Luján con el propósito de “reencauzar la convivencia democrática” luego del intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Además de esta actividad, hay movilizaciones del Frente de Todos (FdT), que incluyen actos en Parque Lezama y en la Plaza de Parque de los Patricios.

La misa, organizada por el Municipio y convocada por el intendente Leonardo Boto, fue celebrada por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, y concelebrada por el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal para la Pastoral en Villas de Emergencia, Gustavo Carrara.

Al presidente de la Nación lo acompañaron ministros, legisladores y dirigentes del Frente de Todas. También estuvo, entre otros, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

El presidente se sentó en primera fila, donde estuvo acompañado por el expresidente Eduardo Duhalde; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; la titular de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, y el intendente de Luján, Leonardo Boto, entre otros.

También participan de la ceremonia el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque; el canciller Santiago Cafiero; los ministros Daniel Filmus, Gabriel Katopodis, Jorge Taiana y Juan Zabaleta; y el senador Oscar Parrilli, entre otros.

A su vez, hubo representantes de organismos de Derechos Humanos, como Taty Almeida y el premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel; dirigentes sociales como Esteban ‘Gringo’ Castro y Juan Grabois; y sindicales como Hugo Yasky.

Misa por la Paz y la Fraternidad de los Argentinos

Desde el Municipio, a través del intendente Leonardo Boto, invitaron a la comunidad a participar de la celebración religiosa.

La convocatoria se enmarcó en la Carta a los Obispos recientemente publicada por la Conferencia Episcopal Argentina, a través de la cual exhorta a la ciudadanía a “unirse en la oración que cura las heridas, levanta la mirada y nos hace testigos de fraternidad y diálogo sincero”, explicaron desde la organización.

La invitación se hizo extensiva a todas las fuerzas políticas y sus representantes, a vecinos y vecinas de otras confesiones cristianas y religiosas, con el propósito de “reconocernos y encontrarnos en esta oración por la ansiada paz social, el diálogo entre líderes y los responsables de nuestras dirigencias”, agregaron.

“Aún en medio de la diversidad podemos encontrarnos, reconocernos hermanos y compañeros de camino, y así elevar nuestra esperanza. Elevemos el espíritu hacía las cosas grandes”, subraya la Carta a los Obispos y cita la oración por la Patria: “Aquí estamos, Señor, cercanos a María que desde Luján nos dice: ¡Argentina! ¡Canta y Camina! Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos”.