Foto: argentina.gob.ar

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, acompañado por el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, y el intendente de Luján, Leandro Boto, encabezó este viernes por la mañana la visita al predio donde se emplazará el Centro Ambiental de Luján.

La iniciativa se enmarca dentro del Plan Federal de Erradicación de Basurales a Cielo Abierto y comprende una inversión por parte del Estado nacional junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 10,7 millones de dólares.

Durante la recorrida al predio, Cabandié destacó: “Este centro ambiental va a cumplir un rol fundamental, no solamente para el tratamiento de los residuos y el cuidado del ambiente, sino que también viene a remediar el problema del basural a cielo abierto más grande de la Argentina”.

Además el funcionario remarcó: “En este basural se tiraban los escombros del conurbano, caballos, animales domésticos, residuos peligrosos, químicos, realmente terminar con todo eso nos llena de orgullo. Esperamos inaugurar en el mes de octubre de 2023”.

A su turno, Federovisky expresó: “Tener la posibilidad como funcionario público de llevar adelante esta acción es muy emocionante. Pasaron 50 años en los cuales ninguna gestión había logrado terminar con este basural. Hoy, gracias a la decisión política de este Gobierno, estamos haciendo realidad algo que va a cambiarle la vida a una ciudad entera”.

En tanto, Boto afirmó que “es un anuncio muy importante la creación de este centro ya que era uno de los grandes pasivos ambientales que tenía el municipio y la Argentina y hoy se hace realidad. Tuvimos que sortear muchos obstáculos pero lo logramos. Es muy emotivo ver los avances de la obra de este centro ambiental, incluso es un reconocimiento para las y los recuperadores urbanos que van a poder realizar sus tareas con dignidad”.

“Después superar trabas y obstáculos, hoy tenemos la enorme alegría de ver las máquinas trabajando en la construcción del nuevo Centro Ambiental, y además la expectativa de que en breve también comience la remediación del actual basural a cielo abierto, que es el principal pasivo ambiental que tiene Luján y el país. Sabemos lo que significa esta obra para Luján, para los vecinos y vecinas de los barrios linderos, que van a vivir mejor, para los trabajadores y trabajadoras informales, que van a poder realizar su tarea con dignidad. Es realmente un cambio sustancial y está siendo posible gracias al empeño y a la decisión política del Ministro de Ambiente de la Nación”, añadió el jefe comunal.

Los funcionarios caminaron por el futuro centro junto a vecinas, vecinos y trabajadores de la obra -entre los que se encontraba el referente del barrio San Pedro Sergio Almada-, con quienes mantuvieron una charla sobre las expectativas que genera el proyecto.

Las obras del centro ambiental incluyen el saneamiento del basural, instalaciones de control de ingreso y pesaje, estacionamiento, oficinas de administración general, guardería, baños y vestuarios y playones para gestión de residuos voluminosos.

También se ejecutará una planta de separación y clasificación manual, depósito de materiales recuperados, taller de mantenimiento, planta de tratamiento de lixiviados y relleno sanitario con 20 años de vida útil. A su vez, contará con una planta de separación de residuos que se dividirá en un sector para áridos, neumáticos, vidrio y poda y un centro de interpretación ambiental. La finalización de la obra se estima para octubre de 2023.

Los trabajos comenzaron la semana pasada en el predio lindante a la estación ferroviaria de Sucre con trabajos de movimiento y preparación del suelo, donde luego se construirá la nueva infraestructura.

En paralelo, en breve también se pondrán en marcha los trabajos de remediación y saneamiento del actual basural a cielo abierto, con el propósito de avanzar en su conversión en un Eco Parque.

Los detalles del proyecto

La iniciativa genera una solución integral para el tratamiento adecuado de las 100 toneladas de residuos que ingresan a diario al vertedero a cielo abierto más grande del país -un problema histórico y estructural que desde hace 40 años supone un importante foco de contaminación tanto para los recursos naturales como para la población de los barrios aledaños-.

Con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un monto superior a los 10 millones de dólares, la propuesta incorpora tecnología de última generación en la gestión de residuos sólidos urbanos y promueve la inclusión laboral de los más de 160 recolectores y recolectoras informales que actualmente trabajan en el Basural.

En primer lugar, el proyecto avanzará con la construcción de un nuevo Centro Ambiental en un predio de 8 hectáreas lindante a la estación de Sucre, que contará con sectores de tratamiento, separación y disposición final de residuos, zonas de tratamiento diferenciado de áridos, vidrios y neumáticos, zona de acopio de poda, además de áreas de control y balanza, administración, vestuarios y guardería.

En paralelo, se pondrán en marcha los trabajos de saneamiento y remediación ambiental de 13,6 hectáreas que forman parte del actual Basural a cielo abierto -con el objetivo final de consolidar a mediano plazo un Ecoparque-. Las tareas incluyen la construcción de celdas de disposición final, sectores de compostaje y restos de poda, además de la instalación de un control reforzado de ingreso de contenedores.

En este sentido, se realizará el cierre definitivo del actual Basural cuando se encuentren habilitadas la planta de tratamiento y el relleno sanitario del nuevo Centro Ambiental -previsto en el término aproximado de un año-. Asimismo, se planifica reducir el ingreso de residuos en al menos un 35 por ciento.

Las nuevas instalaciones fueron planificadas con criterios integrales de sustentabilidad, tales como paneles y colectores de energía solar; espacios de transición interior – exterior para regulación térmica; protección solar y de lluvias; materiales amigables como chapas; bloques y placas de tetrabrick recuperado para cielorrasos; recolección de agua de lluvia; forestación con especies nativas e iluminación LED.

En total, se dispondrán 18.892 metros cúbicos para el nuevo relleno sanitario; 2.805 metros cuadrados de superficie cubierta; 582 metros cuadrados de superficie semicubierta; y 10.167 metros cuadrados de pavimentos, playones y veredas.

La planta de separación, por su parte, tendrá una capacidad de procesamiento diaria de 90 toneladas de residuos; 32 toneladas de residuos recuperables y 25 toneladas de otros residuos recuperables. Con una superficie de 540 metros cuadrados, incluirá una zona de descarga y preclasificación, zona de separación mecanizada y galpón de residuos recuperados.

Los sectores de áridos y playón de poda se extenderán en una superficie de 2.937 metros cuadrados, en tanto que los sectores de vidrios y neumáticos contarán con una superficie de 715 metros cuadrados. En ambos casos se garantizará un incremento de la capacidad de acopio por la reducción de volúmenes -como ya viene ocurriendo con los neumáticos fuera de uso-. También habrá un sector destinado exclusivamente al compostaje de residuos húmedos.

Asimismo, para optimizar las condiciones laborales de los recicladores y recicladoras que serán incluidos en el proyecto, el Centro Ambiental prevé la construcción de una guardería con sala de maestros, salas para niños y niñas de 0 a 4 años, lactario y ludoteca, además de sanitarios para hombres, mujeres y personas con discapacidad.

Por último, las instalaciones contarán con un Centro de Interpretación Ambiental, área de administración, vestuarios y cocina.